Parte 1

La Historia de como las Profecías, Visiones, Acontecimientos y Sueños comenzaron con Reymundo Aguilera.

(Escrito de mis cintas de cassette grabadas. Casi totalmente escrito como fue grabado palabra por palabra. Cassette grabado dos meses después del primer suceso y visiones, y todavía tres años más tarde no completados. Los nombres de algunas de las personas han sido cambiados.) La Propiedad literaria 1990 -2000 Reymundo Aguilera.

Abril de 1990:

Bien, no sé como comenzar mi historia, pues es bastante larga. Comenzaré con la noche antes de la primera aparición del Espíritu Santo. Fue en la noche de un día Miércoles. Yo fui a un servicio en una iglesia, y durante ese servicio, me acerque a una amiga muy cercana y le pregunté si ella podía orar conmigo pues entre nosotros existían ciertos problemas. Al acercarme a ella, recuerdo su miedo al aceptar rezar conmigo. Estábamos un poco tensos, pues teníamos problemas entre los dos. Yo sabía que ella me apreciaba, y ella se había vuelto muy especial para mí.

Mientras orábamos, Yo percibí su miedo. Podría decir que ella deseaba que esta oración terminara lo más pronto posible, pero la induje a continuar. Ella me preguntó si habíamos orado por todas mis necesidades, rápidamente dije que "no". Entonces oramos un poco más y cambiamos impresiones sobre cómo nos sentíamos el uno con el otro. Estaba consciente de los problemas de abuso que ella había experimentado en su pasado, lo que hacía extremadamente difícil su relación con alguien del sexo opuesto.

Varias veces me había mencionado sentir mucho aprecio por mí, pero estaba tratando de lidiar con su problema. Bien, con toda esta tensión, ella perdió el control. Así, se encerró en si misma y se nos dificultó la comunicación. Percibí su tensión y su ansiedad. Todavía puedo recordar su nerviosismo. Ella no quería sentarse a mi lado por su estado de ánimo, sin embargo lo hizo. Esta tensión, miedo, ansiedad y enojo no eran dirigidas hacia mi, sino hacia ella misma. Podía ver que en ella había una batalla interna, esto me dolía, dolía mucho, pero no podía hacer nada; mi presencia lo empeoraba y no sabía que hacer.

Aquí me encontraba con una mujer quien Yo creía me apreciaba, mas a quien no podía acercarme. A esta hora ya todos habían salido del servicio y nosotros permanecíamos allí, todavía tratando de comunicamos. Podría decir que ella deseaba que nuestro encuentro hubiera finalizado, los dos sufríamos. Cuando al fin terminó, estaba hecha un destrozo. Sus manos se encontraban completamente sudadas y temblaba en forma compulsiva. Deseaba irse lo más pronto posible mas sus nervios no se lo permitían. Me levanté y me fui, ella fue caminando hasta donde se encontraba el Pastor, se notaba el nerviosismo en sus actitudes. Al salir hablé con otro miembro de la iglesia y me dirigí hacia mi carro, que se encontraba en el parqueadero.

Mientras manejaba al salir del parqueadero, pude ver que ella caminaba con otros dos miembros de la iglesia. Charlaba con ellos tratando de actuar normalmente, pero podía verse que todavía estaba nerviosa. Conduje despacio y la observaba a lo lejos. Me dolía mucho verla tan afectada. Lo increíble es que ni siquiera habíamos peleado ni nada semejante. Habíamos estado hablando solo de cosas sencillas, nada significativo. Manejé a mi casa y me sentí muy mal. Esa reunión entre nosotros fue muy dolorosa.

Bien, la mañana siguiente decidí dedicar le mis oraciones. Esto era todo lo que podía hacer, ya que no podía comunicarme con ella. Me había dicho que le era muy difícil abrazar o tocar a alguien debido a su pasado. Ella había perdido el control, lo cual no le había ocurrido anteriormente. Bueno, continuando con mi historia, aproximadamente un mes antes de este encuentro para orar con ella, había estado jugando con la Biblia, si Yo tenía un problema o pregunta, solamente habría mi Biblia y esperaba ver si el Señor me daba una respuesta. Si recuerdo correctamente, solamente usaba el Testamento Nuevo, había tenido bastante éxito hallando respuestas de esta forma. Generalmente, Yo abría la Biblia y miraba al primer capítulo de la página que encontrara. Pasaba mi dedo al borde de las paginas de la Biblia y la abría. El día siguiente a la reunión y oración con mi amiga. Los dedos se detuvieron en el Libro de San Juan, capítulo once, el cual se refiere a la muerte de Lázaro. Leí el capítulo de principio a fin. Eran las nueve de la mañana del día Jueves, un día después que mi amiga especial y Yo habíamos orado juntos.

Analicé para ver como las escrituras pudieran aplicarse a la situación de mi amiga. En el pasado, le había dado ciertas escrituras para que las leyera, sea por teléfono personalmente o las había dejado en el contestador, en varias ocasiones me dijo que las escrituras que le había dado, aplicaban a sus necesidades. Mientras leía el capítulo, sentí haber encontrado algo, estaba en el versículo cuarenta y cuatro (donde Cristo habla), continué, pero algo me dijo que me había pasado. En realidad no podía entenderlo, pero presentía que había leído demasiado. Entonces retrocedí y me detuve en el versículo cuarenta y cuatro. Era el último versículo en el cual Cristo habla sobre la resurrección de Lázaro.

De mis grabaciones diarias tal y como fueron grabadas:

Mis labios están secos, he sudado toda la noche y parece haber sido así todas las noches. En la mañana me levanto sudando frío y con la boca seca. Algunas veces no puedo recordar las palabras que voy a decir porque Satanás ataca mi mente, pero procederé y detallaré cuanto pueda, y en el orden que lo recuerde. Porque sé que Satanás me ataca cuando repito esta historia. He revivido estas experiencias muchas veces, pero aún el ataca mi mente. El me hace olvidar todos los acontecimientos antes de que los recuerde.

No puedo comprender porqué esto sucede pues los he revivido muchas veces, pero mi mente se borra y sé que es su culpa. A veces él me ataca con ansiedad, tiemblo y sudo de angustia. Comienzo a pensar cosas malas, pero trataré de decir lo más que pueda y lo más completo posible. Le he pedido al Espíritu Santo me ayude en este proceso. Ahora mismo, mientras escribo...siento la Presencia de Satanás. Me siento nervioso y tembloroso, pero continuaré describiendo estas experiencias.

Mi mente quedó en blanco, no puedo recordar donde estaba...Señor Jesús, en el nombre de Cristo. ¡Ayúdame! Ayúdame a continuar. Lo dije, que iba a continuar, así es que ayúdame. Por favor ayúdame a recordar. No puedo recordar donde quedé. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Señor Jesús protégeme. En el nombre de Cristo, fuera de aquí Satanás. Te lo digo! En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡ Satanás sal de aquí! Señor Jesús ayúdame ahora mismo! Por favor, te lo suplico!

Oh mi Dios. Estoy tan sediento. Tengo tanta sed. Deben ser como las tres o cuatro de la mañana, Miércoles, 28 de Julio, de 1990, porque el 26 de Julio fue Lunes. No sé porqué han ocurrido tantas cosas que no puedo controlar el tiempo en que han sucedido. Ultimamente el tiempo me parece no tener significado ni espiritual ni físico.

Mi mente todavía está vacía, mis labios secos y hay lágrimas en mis ojos. A través de la ventana y en medio de los árboles veo que el sol sale. Aunque afuera todavía se encuentra oscuro, puedo ver como se eleva . No sé explicarlo. Siempre he podido repetir esta historia, cuando mi mente se encuentra vacía, luego regresa, pero esta vez...

Caramba! Mi boca se encuentra seca. Llego a un punto en mi memoria en que todo está bien, menos el recuerdo de esta historia. Casi como una amnesia total. La presencia maligna está fuerte esta noche. " ¡En el nombre de Cristo, Señor Jesús protégeme ! Pon una Cúpula protectora alrededor de mi cama tal como lo hiciste esa mañana. ¡ Magnífico, ahora lo recuerdo . "Gracias Señor. "

Regreso a la Historia:

Mientras leía aquellos versículos de la Biblia algo me llamó la atención debía ser muy importante. No puedo explicarlo. Puede que sea un sentimiento, pero no lo puedo poner en palabras. Algunas veces me es difícil explicar lo que veo, quizás por tener un vocabulario limitado, pero lo que algunas veces experimento es inexplicable en la carne, y extremadamente difícil de describir, por ser eventos tan grandiosos. Quisiera poder plasmar como veo los Colores, el Poder y las Fuerzas de Dios y Satanás.

Mientras leía la Biblia, los versículos del capítulo once del Libro de <San Juan>, sentí la urgencia de llamarla. Sabía que estaba trabajando pues eran las nueve de la mañana del Jueves en que así sucedió. Me sentí como un tonto pero deseaba ayudarla. Aún cuando ya le había dicho que me alejaría de ella a causa de su tensión. Tenía una sensación muy fuerte, como…, " Rey, ¿porqué no le das la información, la llamas y le das el capítulo y los versículos ? Posiblemente le hagas un bien." Entonces lo pensé y me dije" Bueno ¿Qué habría de malo en darle esta información? La llamé, aunque todo esto no me hacía mucho sentido. Como ella estaba en su trabajo le deje el mensaje en su casa.

Cuando la máquina del contestador del teléfono se activó, dije, " Este es Reymundo, lee el capítulo once desde el versículo 1 al 44 del Libro de Juan," y colgué. Entonces me dije, " Esto fue raro de mi parte, quiero ver qué se puede lograr con esto ". Mientras lo leía otra vez, sentí esta Presencia, no se cómo explicarlo, pero lo que haya sido, sentí necesario llamarla nuevamente. No estoy seguro que fue, pero sentí que era sumamente importante que obtuviera el capítulo y los versículos correctos. No puedo explicármelo. Sencillamente me vino de la nada. "No, " me dije. "Es una estupidez, si hace poco le dejé un mensaje. Ella va a creer que estoy loco". Pero la sensación fue tan específica, y habiendo llegado tan lejos, dije "Porqué no?" así que la llamé de nuevo y dejé en la máquina este mensaje "No recuerdo si te di el capítulo y los versículos correctos, pero asegúrate de leer el capítulo 11 y versículos del 1 al 44 del libro de Juan, es importante". No se porqué insistí que era importante, pero lo hice.

Como todo esto me era extraño para mi manera de ser, me dije," Mejor leo esto una vez más". Así que comencé a leer el libro de Juan, capítulo 11, versículo 1 al 44. Debo haber leído los primeros 2 ó 3 versículos cuando, Dios mío, sentí esta sensación. Estaba acostado y sentí calor, a través de mi corazón, a través de mis piernas y a través de mis brazos. El calor fue increíble.Y comencé a llorar. Comencé a llorar !! (Tengo que referirme que las partes de esta sección sonarán diferente pues, mientras trataba de grabar este acontecimiento, comencé a llorar de nuevo incontrolablemente.) Comencé a llorar!!...Estoy llorando... Y no puedo dejar de llorar !!.. No puedo dejar de llorar y saber que es lo que está pasando,... Yo siento,... Yo vi.

Vi esta esfera, o más bien una Cúpula que apareció instantáneamente de la nada. Podía ver a través de ella. Esta Cúpula protectora iba de un extremo a otro de la cama mientras me encontraba acostado. Podía ver a través de ella. Mi cuerpo se colocó en posición fetal y comencé a sudar. Entonces supe que era el Espíritu Santo. Su Presencia abrumadora era sumamente poderosa. Al mismo tiempo me sentí, muy bien, muy raro y muy lleno de vida... Recuerdo que pensé, qué pasa aquí? Esto era completamente nuevo... Aquí tengo que detenerme pues no puedo hablar porque estoy reviviéndolo todo de nuevo...

Bien, estoy de regreso. Durante todo esto, todo lo que pude hacer fue llorar, y mientras lloraba, vi a mi amiga. Podía verla, o sentirla, no se cómo explicarlo, pero mi alma se introdujo en su cuerpo, o algo así. Creo, pero realmente no lo sé. Experimenté las sensaciones que ella percibía, lo que su alma estaba sintiendo...(Durante esta sección de la grabación, perdí control y comencé a llorar.) Oh Dios mío es tan horrible...siento el terror…siento.. la agonía... el dolor incontrolable. Sentí todo lo malo que ella sintió...lo sentí… lo sentí... Dios mío...Dios mío es esto lo que ella sintió ..Ayúdala..! Ayúdala! Dios mío.

Luego la vi tratando de hablarme y algo la agarró de su garganta. Entonces vi algo como un demonio. No sé exactamente lo que era, pero dijo, " Es mía y no la dejaré ir. No importa lo que hagas. No la dejaré ir". Y durante esta visión aún me encontraba llorando, lloraba y lloraba al Señor porque veía que esto me ocurría en otro lugar, o mundo. El demonio dijo, "La tengo por el cuello que es de donde quiero tenerla, y allí es donde va a permanecer. No importa lo que hagas, es mía".

Entonces la próxima Visión fue de un carrusel, de aquellos que se ven en el patio de las escuelas. Este demonio, o lo que haya sido, le daba vueltas a mi amiga en este carrusel, desbalanceándola. Ella no podía salirse del carrusel. Podía ver que ella trataba, pero este demonio la empujaba más y más rápido cuando se acercaba a la orilla para saltar. De manera que no lo podía hacer, a causa del temor y la velocidad del carrusel. Yo podía ver cómo se movía hacia el centro del carrusel cuando el demonio lo empujaba más y más rápido. Me sentía mal por ella, sin poder ayudarla. Después la imagen desapareció.

Recuerdo que la cara del demonio se parecía a la de "Yoda" de la película "Guerra de las Galaxias". Su cara tenía la misma forma que la cabeza de YODA con sus orejas puntiagudas y nariz pequeña. Entonces tomé conciencia de donde estaba, me encontré llorando como un niño, no con lágrimas de cocodrilo, sino llorando desde lo profundo de mi corazón, de mi alma. Lloraba como un niño de tres años a quien habían castigado. Mi llanto estaba totalmente fuera de control. Luego mi llanto cambio a una sensación de plenitud, me sentí limpio y en paz. Supe que era el Espíritu Santo que había venido a mostrarme este acontecimiento y quitarme el dolor. Esta clase de cosas no me pasan a menudo, porque soy del tipo de persona para quien todo tiene que ser como que dos más dos es igual a cuatro.

Recuerdo cuando iba a las reuniones cristianas. Siempre me sentaba en las sillas de atrás viendo a la gente que hablaba en otras lenguas y me decía a mí mismo "Mira a estas personas haciendo esa clase de tonterías". Porque la mayoría no eran sinceros. Solo hacían ruidos y deseaban ser oídos. Mi hermana y Yo hablábamos de ellos. Mucho los juzgábamos pues no parecían sinceros, sabía que eran falsos porque habían ciertos individuos que siempre tenían algo que decir, o veían cosas que no tenían sentido.

Aún ahora puedo ver, y decir, que algunas personas solo desean ser oídas, llamar la atención y autodenominarse cristianos. Básicamente, me sentaba atrás, observaba, y ahora algo me pasó. Mis dos mas dos ya no fueron cuatro. Siempre he sido un cristiano, por lo menos la mayor parte de mi vida. Creo en Dios, el Padre, el Espíritu Santo, y el Hijo, Jesucristo. Ahora que lo pienso, tuve en el pasado una o dos experiencias fuera de lo común, pero no como estas. Mi cristianismo estaba fuera de control.

A veces me digo a mí mismo, que estaba en la cama, viendo una cúpula sobre ella, experimentando la Presencia del Espíritu Santo y sintiéndome bien interiormente, pero la única forma de expresarlo fue a través del llanto, "Sí, Rey, eres normal." Esta experiencia fue tan aterradora, que no se puede explicar con palabras. Las palabras no tienen suficiente significado para tratar de explicar lo que quiero. Mi cuerpo terrenal y mi mente, pensaban "Rey, estás perdiendo, perdiendo control". "Hay algo aquí, y no está correcto". "Te estás volviendo loco, hace unos minutos estabas bien. Despiértate. Contrólate". Pero todo lo que hacía era llorar.

Traté de controlarme varias veces , porque duró, creo, de media hora a cuarenta y cinco minutos. Mi cuerpo estaba sudando, en posición fetal. Sentí el Poder, la Gloria del Espíritu Santo y no acababa. Finalmente, reaccioné y me dije "Esto tiene que terminar". Así que, me levanté y fui al baño, estando un poco mareado. Era como si hubiera estado tomando, o algo parecido. Me mojé la cara y luego regresé a la cama. Me dije, "Rey, te estás perdiendo, hay algo más aquí. Justamente... pero Yo sabía en mi corazón que era el Espíritu Santo, y...(Muchacho, mi boca y mis labios están secos).

Me dije, "Vístete y ve a buscar qué comer" (En los últimos meses, he estado comiendo ensaladas en Jack-in-the Box, he perdido peso y me he sentido bien.) Me dije: "Tengo que controlarme para comenzar bien el día" Me vestí, fui al carro y manejé hacia la entrada, un poco nervioso. Recuerdo, doblé hacia la izquierda en la calle La Paloma, una calle muy inclinada, y cuando bajé aproximadamente tres cuadras de la colina, la Presencia del Espíritu Santo me golpeó nuevamente.

Oh, mi alma... sabe?, cuando se quiere llorar y se siente un bulto en la garganta que no tiene explicación, se siente como que se tiembla y una sensación rara en el interior. Trata uno de controlarlo, pero no puede. Luego el bulto desaparece de la garganta y comienza a llorar de nuevo. Comencé a mover mi cabeza y a decir "Que pasa aquí? Esto no es normal. Este no soy yo. Yo repetía "Rey, contrólate, contrólate" "Qué pasa aquí?

Me dije estas cosas a mí mismo, y quizás otras más, y así conduje cuestabajo hasta el fondo de la colina, me senté en mi carro pensando : "Necesitas hablar con alguien de esto", "Tienes que decirle a alguien que has perdido el control". Fui al restaurante llorando como un niño. Al llegar al fondo de la calle, en frente de la señal de parada, me limpié las lágrimas y me dije a mí mismo, Qué voy a hacer? Entonces, tomé nuevo aliento y traté de controlarme.

Manejé y llegué al parqueadero de Jack in the Box en donde vi el carro de una amiga a quien no había visto en años, pero pude reconocer su carro. Me dije " Esto es cómico, me había dicho a mí mismo que necesitaba alguien con quien hablar." Mi amiga es casada y tiene varios niños. Ella fue la persona quien me regresó a la Iglesia Católica hace veinte o más años.

Me salí del carro y caminé, tan controlado como pude, entré al restaurante, donde la vi, por cierto, estaba sola. Como me parecía que no hubiera nadie más, me fui donde ella y le pregunté, " Sherrill, estás sola?

Me miró y dijo, "Sí"

"Tienes un minuto que podamos hablar?" Le pregunté.

"Sólo tengo unos pocos minutos porque tengo que trabajar" me dijo. Luego me miró y dijo, "Rey, parece que hubieras visto un fantasma"

" Creo que sí," le dije. Luego fui a ordenar mi comida, regresé a la mesa y compartí mi experiencia con ella.

La he conocido por muchos años y se había desarrollado una gran amistad por casi tres años, antes de su matrimonio. Fuimos a la Iglesia por muchos años. Nos conocíamos bien, y sabíamos donde estábamos en nuestra fe. Le dije que había estado fuera de control desde lo que pasó esa mañana, y que necesitaba hablar con alguien.

Me dijo, "Tú sabes, todas las mañanas como en Carl's Jr. en Pinole, pero por alguna razón vine aquí, nunca lo hice antes."

Le dije, "Quizás fue porque yo necesitaba hablar con alguien," y nos miramos.

Luego después de hablar por un rato, me controlé y comenzamos a platicar de tiempos pasados y de nuestras respectivas familias. Luego ella se fue a su trabajo y yo hacia mi casa. Cuando llegué a la casa, mi hermana estaba haciendo la limpieza, porque unos amigos iban a llegar en la noche. Mi hijo le estaba ayudando.

Al subir las gradas y entrar en la cocina la vi limpiando la mesa. Había muebles por todas partes. Halé una silla y me senté.

Le dije, "Cristina, me sucedió algo esta mañana."

Me miró y dijo sonriéndose, "Has visto espíritus y visiones?"

Siempre bromeábamos acerca de los que tienen visiones. Me imagino que no estábamos siendo cristianos, y siempre estábamos juzgando. Sencillamente, no creíamos esas cosas. No sé, pero cuando ella dijo eso, sentí como si me metiera un cuchillo en el corazón y comencé a llorar. Estaba incontrolable, esto es, realmente lloraba intensamente. Podía sentir que mi alma lloraba dolida por lo que ella dijo y me lastimó. Mi hijo salió del dormitorio con una mirada que decía, "Qué le pasa a Papá?".

Le dije a ella, "No sé que pasa. Solo sé..."

Luego ella se acercó, puso su brazo a mi alrededor y comenzamos a orar. Sentí bien al orar, pero nuevamente me encontraba fuera de control. Mi hijo me miró con unos ojos que decían, "Papá te estás volviendo loco? ", Me imagino que esto fue cerca de una hora y media después de mi primera experiencia verdadera con el Espíritu Santo. Así es cómo y donde ...mi primer día y noche terminaron con la Presencia del Espíritu Santo.

La Segunda visita del Espíritu Santo

Narraré otros acontecimientos, pero no sabría decir si sea el orden correcto. Tal vez la secuencia de eventos no sea perfecta pero lo diré tan correctamente como me sea posible. Estos han estado sucedido por algo ya más de dos meses.

Unos pocos días después de este primer evento, llamé una amiga Alice. Alice frecuentaba la Iglesia de ‘Four Square’ a la cual yo también asistía, ella dejó de ir ya que allí no le pudieron ayudar. Desistió de la iglesia de "Four Square" y empezó a asistir a una iglesia mormona. Esto me pareció raro, ya que antes de asistir a la iglesia de ‘Four Square" era católica.

Esa fue una pequeña reseña de Alice, era una cristiana muy carismática. Bueno, llame a Alice y le conté lo ocurrido y que no entendía todas estas cosas, no sabía porqué habían pasado y que me tenía confundido.

Alice me dijo "El Espíritu Santo apareció porque pedías por alguien y no por ti mismo, y al Espíritu Santo esto le agrada". Luego dijo, "debes sentirte muy honrado, me gustaría que algo así me sucediera"

Le respondí, "en realidad no me sentí honrado o especial, solo tuve deseos de llorar.

Me contestó, " si te vuelve a suceder pregúntale al Espíritu Santo porqué, El te lo dirá, o puedes también orar por una respuesta".- le respondí - "Okey".

Así, esa misma tarde, no sé si había orado por una respuesta o no, no lo recuerdo, en sueños…no puedo explicar las extrañas cosas que sucedieron. Estaba dormido cuando El Espíritu Santo se presentó por segunda vez.

Sentí su Presencia llenando la habitación. Fue indescriptible. Me despertó con una Fuerza muy Poderosa, llenó la pieza y en un instante mi cuerpo había adoptado la posición fetal nuevamente y empecé a temblar. Sabía que era el Espíritu Santo, lo percibí y empecé a llorar. Lloré nuevamente a viva voz, la Presencia del Espíritu Santo era mas fuerte que la primera vez. Era realmente fuerte, la primera vez creí que había sido fuerte pero esta vez era increíble.

La primera vez fue una sensación con visiones pero esta vez fue una comunicación no en palabras sino mente a mente, o espíritu a espíritu. Era un intercambio de pensamientos. No pronunciaba palabras con mis labios, era como charlar con imágenes. El Espíritu Santo no me dijo, me mostró en mi mente, el porqué razón se me había presentado. Solo lloré a lo largo de todo este episodio.

Entiéndeme, Yo estaba llorando, llorando a viva voz, pero mi mente estaba serena y en comunicación con el Espíritu Santo y estaba en control de mi espíritu o como quieras llamarlo, pero mi cuerpo físico lo único que pudo hacer fue llorar, y digo LLORAR, no lagrimas de cocodrilo. Mi cuerpo empezó a transpirar en posición fetal, no sé si la posición era por protección como en el vientre, o por crecimiento. Sabía que el Espíritu Santo estaba en mi pieza y recordé lo que me había dicho Alice, "pregunta porqué".

En medio de esta experiencia y llanto saque suficiente coraje para preguntar, "Porqué yo? Que está pasando? Siento que estoy perdiendo la razón."

Y el Espíritu Santo me respondió, Rey, estamos orgullosos de ti, has sido bueno, no permitas que tu amiga te haga perder el equilibrio" y el Espíritu Santo me infundió tranquilidad.

Pregunte "Porqué? Qué está pasando?"

El Espíritu Santo respondió, "he aparecido porque has hecho tres cosas".

Dije, "tres cosas?, Qué fue lo que hice?"

Tal vez estaba tomando más confianza ya que me sentía más seguro, como cuando se habla con un buen amigo. O tal vez porque el Espíritu Santo llamó mi atención con Su Gloria, pero Yo continuaba llorando fuertemente.

El Espíritu Santo me mostró imágenes mentales de Octubre de 1989, el fin de semana anterior al terremoto de California. Cerca de veinte solteros habíamos ido a retiros espirituales cristianos a Yosemite. La mayoría de nosotros habíamos ido a una excursión a las cataratas que están a más o menos tres millas arriba por un escarpado sendero. En el camino de subida, había un joven de aproximadamente veinte años, con un bebe de unos ocho o nueve meses cargado en un morral a la espalda, y una tierna niñita de unos tres o cuatro años caminando a su lado.

Nuestro grupo los pasó rodeándolos, ya que bloqueaban el camino yendo despacio sorteando la filosas rocas que habían a lo largo del camino. El camino no estaba bien definido pero había camino. Bien, nosotros todos subimos a la cima para ver las cataratas. Estuvimos allí por espacio de medio hora y procedimos a bajar por el mismo camino.

Lo veía en mí, claramente, en mi mente, como si estuviera allí. Estaba volviendo a vivir todo nuevamente. Entonces, cerca de media milla de la cima, este joven estaba sentado en una piedra, , El pobre estaba completamente exhausto, sudado como si hubiera tomado una ducha con su ropa puesta. Parecía mareado. Su hija de tres años estaba mirando por el borde del precipicio y el tenía todavía el bebe en la espalda. Este tipo estaba completamente agotado y no había manera alguna de que llegará más lejos.

Entonces, cuando nuestro grupo cristiano, lo rodeo y continuó, algo me hizo parar y mirar atrás. Pude ver que el tipo estaba en problemas y realmente no sabía que hacer a medida que lo observaba. Experimenté un dolor agudo dentro de mí y supe que no podía dejarlo allí.

Saque coraje, me devolví y le pregunte, "Puedo ayudarle?".

Me miro, su cara estaba sudada, Había mucha gente caminando cerca de él y sentía su hombría amenazada, El sabía que estaba bloqueado en esta montaña con sus dos hijos. Y había llegado ya al punto de darse cuenta que había hecho algo estúpido.

Observe que me miraba de arriba a abajo pues yo le era un extraño. Entonces emergió su orgullo y me respondió, "No, estoy bien, solo voy hasta las cataratas, solo que está demasiado caluroso y sofocante". Bueno - le dije- si vas bajando, déjame darte una mano con los chicos.

Me miro de arriba a abajo nuevamente y me dijo, "No, todo está bien", - le dije- no es problema.

Espero unos segundos y me dijo, " bueno, está bien".

Se levantó, me amarré la chaqueta a la cintura porque estaba el día muy caliente, y me estiré a tomar la mano de la niñita, se levantó lentamente y tomó la otra mano, pero todavía tenía al niño en el paquete de su espalda.

Así empezamos a bajar, a medida que caminábamos le conté que estabamos con un grupo de solteros cristianos en retiros, me empezó a contar que hacia para vivir y hablamos de religión y cosas así. Fue una charla menuda pero hizo la caminata hasta abajo más llevadera. Al legar abajo me presentó a su esposa y su familia. Nos tomó bastante tiempo la bajada pues íbamos a paso de caracol.

Reviví todos los eventos nuevamente, entonces me dijo el Espíritu Santo "Esa fue la primera cosa que hiciste". Y lloré … y lloré no podía creer lo que ocurría , solo lloraba…

Lo siguiente que me mostró el Espíritu Santo fue a Mary. Ella es una mujer que asiste a mi Iglesia. Usa silla de ruedas, no sé que le pasa, pero siempre tiene sus brazos cruzados sobre su pecho. Me imagino que sus músculos y manos están entumecidos. También le es difícil hablar. Ella vive en una casa de convalecientes y alguien de la iglesia la recoge para ir a la iglesia todos los Domingos.

Este Domingo particular, mi amigo Roland la llevo a la iglesia. Habíamos estado charlando afuera de la iglesia, y si mal no recuerdo, yo estaba ayudándole a él a sacarla del carro. Este Domingo en particular había un concierto especial de un coro de niñas cristianas del área de Los Angeles, y Mary quería sentarse en la fila de adelante. Roland me invitó a sentarme con ellos. ( Hombre, mi boca está reseca), Así que empujamos su silla hasta la fila de adelante, pero había puesto solo para Roland y el único, otro, puesto disponible estaba detrás de Mary hacia lado izquierdo.

Empezaron el servicio y los cánticos. Por alguna razón Mary me llamó la atención, nunca la había observado antes y durante los cánticos pude ver su satisfacción. Sentí la Presencia de Dios sobre toda ella. No lo puedo explicar, pero observándola ella me tocó.

La Presencia de Dios estaba sobre sus ojos y cara, ella irradiaba, sentada en su silla de ruedas. Parecía envuelta en los cánticos. Por alguna razón no pude retirar mis ojos de ella mientras la observaba y escuchaba los cánticos yo mismo. Ella estaba completamente sintonizada con los cánticos durante este servicio.

Ahora bien, este coro estaba formado por cerca de cuarenta chicas jóvenes en un rango de trece a dieciocho años, todas lucían preciosas con su uniforme rojo. Podía verse que todas estaban en la flor de la juventud y tenían toda sus vidas por delante. Estaban alineadas a lo largo de las paredes y a través del frente de la iglesia. María estaba sentada allí radiante, yo trataba de percibir que sentía ella desde su silla.

Mary tiene cerca de treinta años, según supe ella fue porrista antes que la atacará lo que le aqueja. Allí estaba ella, viendo a estas niñas de trece a dieciocho años, sentada sin poder siquiera aplaudir. Como dije allí sentada sin poner atención a nada más. Mis ojos estaban fijos en ella. Sentí la Presencia del Espíritu Santo en ella, pero recuerden, esto ocurrió antes de tener una clara idea del Poder de la Presencia del Espíritu Santo.

Al terminar el servicio me dirigí a ella y le di un gran beso y abrazo y le dije que la amaba. Todos en la iglesia generalmente se abrazan, pero son abrazos simulados, Yo le di en Cristo un gran y amoroso abrazo, la apreté fuertemente. No se porqué, pero lo hice.

Después del servicio, algunos amigos solteros fueron a una fiesta de apertura de regalos de una pareja recién casada. Por la tarde, estuve un buen tiempo con Mary en la fiesta, bromeando, le decía que ella era la más salvaje porque estaba usando un pañuelo de colores en su frente. Recuerdo que ella volteó a mirarme y me dijo lo mejor que pudo, " este es el mejor día que he tenido en mucho, mucho tiempo", esto me hizo sentir muy bien y desde aquel día ella fue algo especial para mí. Salí luego de la fiesta con mi hermana. En ese momento la imagen de Mary desapareció y el Espíritu Santo me dijo "esto fue la segunda cosa que hiciste".

En seguida me mostró la tercer cosa. De alguna forma el tercer evento me dejo perplejo, ya que fue algo muy insignificante. La Imagen empezó, fue una noche en Gateway, un grupo cristianos solteros, mi hermana y yo estabamos juntos este lunes en la noche, por lo general ella no asiste pero en esta ocasión fue conmigo.

Estaba allí una cantante del área de Los Angeles, ella, me supongo, estaba consiguiendo para su viaje hacia el norte tratando de vender cintas musicales en iglesias o dondequiera que pudiera cantar. Me recordó a ‘Mama Cass’ del grupo ‘Mama’s and Papa’s’. Ella era grande y pesada, no lucía ni cantaba muy bien. Creo que los otros tampoco la creían buena, recuerdo decirle a mi hermana "no es muy buena" sin embargo interpretó tres o cuatro canciones.

Cuando terminó se hizo un corte de intermedio para dar inicio a la reunión principal. El presentador anunció que la cantante estaba vendiendo sus cintas en la parte de atrás del salón por si alguien quería comprar alguna, y se dio inicio al intermedio. Miré a mi alrededor y nadie se movió. Permanecieron sentados y luego poco a poco se dirigieron al área del café, agua, galletas y otras cosas que se ofrecían, pero ninguno fue a comprar las cintas.

Yo tenía veinte dólares para gasolina, y realmente para eso eran, no se porque lo hice… viendo la cantante parada…mirando…bueno, yo también soy artista y escultor…me paré y compré la estúpida cinta.

La chica del mostrador me pregunto "Cual quieres?"

Le respondí "cualquiera está bien"

Le pasé mis veinte dólares y no tenía cambio, me pasó por la mente comprar dos, pero me dije a mi mismo "No!… necesito algo para gasolina", ella llamó a la cantante y viéndole la cara se notaba la alegría, lo bien que se sentía de que le comprará una de sus cintas.

En este momento mi hermana ya había vuelto con su agua y galletas al puesto.

Me miró y dijo, "Compraste una cinta!?"

"Sí" le dije.

En el camino de regreso a casa me pregunto "Porqué compraste la cinta?".

Le conteste "no sé".

Mi hermana insistió "ella no era muy buena"

"Sí, lo se – respondí – pero también soy artista y sé como me sentiría si tengo una exhibición y nadie compra nada. Me dio pesar por ella".

Mi hermana es muy cuidadosa del presupuesto y diez dólares por una cinta era demasiado para ella, "No sé porqué lo hice pero lo hice".

La imagen desapareció y el Espíritu Santo me dijo "Eso fue la tercera cosa que hiciste".

Aveces me incomoda decir estas cosas, porque revivo los hechos, aunque fueron cosas buenas y me sentí bien cuando las hice, las hice por quien sabe porqué. Dejemos pues eso quieto y continuemos.

Mientras experimentaba estos eventos y visiones en mi mente, estuve llorando todo el tiempo. Entonces el Espíritu Santo me dijo a través de esta comunicación que podría alcanzar cualquier cosa que quisiera.

El Espíritu Santo me dijo, "te daré lo que quieras" Eso fue hermoso, fue realmente hermoso escuchar tales palabras. Ya que sabía quien lo decía, y el Espíritu Santo repitió " Te daré lo que quieras, cualquier cosa." Y dijo "te digo la verdad".

Sabía que yo estaba cuerdo y que el Espíritu Santo me iba a dar cualquier cosa, por solo esas tres cosas, Pero todo esto no tenía mucho sentido, no lo podía aceptar, parecía increíble, no lo dije pero era lo que sentía, solo pude llorar y llorar y llorar más aún. Me sentía tan bien internamente que no puedo explicarlo.

Seguía llorando y llorando cuando de pronto mi mente empezó a trabajar como una maquina super rápida, pensaba en que necesitaba esto y aquello, quiero que mi negocio sea exitoso, mi casa terminada, todas esas cosas pasaban por mi mente, y por alguna razón empecé a llorar más y más fuerte, hasta el punto de no poder pronunciar palabra si quisiera.

Entonces algo me alerto, mi mente paró y dije "solo quiero estar contigo" y lloré y lloré. Dije "solo quiero estar contigo" fue todo lo que dije y lloré ( oh mi boca está reseca!).

La habitación se puso en calma. No sé como paso, comó el Espíritu Santo me lo dijo…El Espíritu Santo me dijo que quería escuchar mi confesión, todavía yo estaba llorando, tratando de pensar que debía confesar. Pensé en cuatro o cinco cosas, me supongo. Mientras esto sucedía yo seguía llorando, continuo mencionándolo porqué mi cuerpo estaba en una dimensión y mi mente o espíritu en otra.

Bueno pensé en algunos pecados y supongo empecé a decirlos o mejor a pensar en ellos. Pero antes aún de empezar, no puedo explicar que pasó… a medida que empezaba a pensar en ellos y decirlos, se borraban de mi mente y una sensación muy extraña como si tuviera amnesia a medida que decía el siguiente se borraba de mi mente. Pase por todos y hasta ahora no sé qué confesé. Bueno, confesé todo y me sentí muy a gusto.

Me acuerdo que estaba sudando tanto en posición fetal que mi boca estaba seca y tenía necesidad de bajar por algo para beber.

Así que me excusé para ir a tomar algo diciéndole al Espíritu Santo "Tengo que bajar a tomar algo, tengo sed, realmente mi boca está reseca".

Lo dije sin saber si era adecuado salir, pero estaba tan deshidratado que mi cuerpo no podía aguantar más.

Así que me levanté y bajé a la nevera y tomé algo, pero sentí la Presencia del Espíritu Santo en el momento que entre en la cocina. No puedo explicar la sensación pero sé que el Espíritu Santo bajo conmigo. Más aún, vi mi propia cara haciendo una expresión rara. No se cómo pero pude ver mi propia cara mentalmente.

Me paralicé y pregunte "Estás aquí?"

Y el Espíritu Santo respondió, "Sí".

Dije "Oh!"

Cerré la puerta de la nevera y me tomé la bebida. Sentí no precisamente extraño pero si me sentía bien. Pero que el Espíritu Santo me siguiera hasta abajo me parecía raro e inusitado. Cuando subía las escaleras le pregunté "Estás Aquí?"

Me contesto "Sí"

Me subí nuevamente a la cama, sentí paz, serenidad y bienestar, le dije al Espíritu Santo "Sabes, esto es nuevo, extraño, pero haré lo que pueda, lo que me pidas, pero por favor no me des más de lo que puedo manejar" y el Espíritu Santo me lo reafirmó. No sé pero me sentí bien, no puedo explicarlo. Esa noche dormí muy bien.

El siguiente Miércoles por la noche fui al servicio de la iglesia de "Four Square", me puse nervioso, sentía ansiedad, embotado y sentía flaquear las rodillas. Al terminar el servicio quería hablar con mi amiga para saber si había leído el capítulo once del evangelio de Juan. La vi en la iglesia pero algo me persuadió de no hablarle y permanecer alejado, así que luego del servicio, corrí al carro y me fui a casa.

Por el camino empecé a tener malos pensamientos como, que la odiaba, o que odiaba a mi amiga por odiarme, o por hacerme sucias miradas. Tuve toda clase de pensamientos estúpidos que generalmente no tengo, así que empece a decir, "Satán déjame tranquilo en el nombre de Jesucristo" y paraban, pero paraban solo por un segundo o un minuto y volvían, increpaba nuevamente diciendo "Satán déjame tranquilo en el nombre de Jesucristo" y paraban de nuevo, así continuó por todo el camino a casa.

Cuando conduje a la entrada y empecé a subir las escaleras, sentí la necesidad de llamar mi amiga Susan. Conozco a Susan desde hace cerca de un año. Hablo con ella de vez en cuando. Tengo su número telefónico al final del directorio de solteros, con letras grandes de marcador. Sentía necesidad de llamarla, pero no sabía porqué. Tal vez era para compartir esta nueva experiencia. Así que camine hasta mi pieza para llamarla. Empecé a marcar y me di cuenta que faltaba el último dígito del número telefónico.

No es que haya desaparecido es que faltaba un dígito, Como había estado teniendo estos malos pensamientos camino a casa, pensé , "espere un minuto, esto no es dos más dos cuatro", decidí bajar y buscar en el gabinete donde guardo los recibos, las facturas telefónicas, para buscar el número de mi amiga , ya que eran llamadas de larga distancia y sabía que el número debía aparecer ahí. Luego que lo encontré, subí y la llamé. Su madre contestó que no estaba, había salido esa noche.

Todo esto me estaba empezando a poner nervioso, y comencé a deambular por el piso diciéndome, "Qué pasa aquí? Algo le pasó al número de Susan", así que llamé a Alice, mi amiga mormona cristiana, esperando que tuviera suficiente sentido común cristiano para ayudarme. Le conté lo ocurrido y que no podía entender porqué el dígito faltaba.

Le conté acerca de los malos pensamientos, y ella me contestó, tú estas ejerciendo un ministerio para estas personas Rey y Satanás no quiere que lo hagas. Por eso te ataca."

Le dije, "Ah síí". Lo que me dijo me asombro y asustó

Me dijo "Permíteme pedirle al Espíritu Santo que te proteja."

Ya empezaba a preocuparme, no se necesita mucho para preocuparme. Así, ella empezó a orar a las 10:30PM después del servicio de la noche del Miércoles, más o menos una semana después de la primera aparición del Espíritu Santo. Cuando Alice comenzó a rezar su hija empezó a llorar, la podía escuchar en el fondo pero Alice siguió orando y su hija aumentaba el llanto.

Le dije "Alice no puedo escuchar que estas orando"

Así que Alice oro en voz más alta en el teléfono. Al mismo tiempo su hija empezó a llorar cada vez más duro, hasta que ya no pude escuchar lo que Alice decía.

Le dije " Vas a tener que gritar pues no puedo oírte".

Alice continuo orando y orando. Paró por un momento y dijo gritando no te preocupes el Espíritu Santo me puede oír , tu no necesitas escucharme".

Alice siguió orando y orando, yo seguí escuchando toda la bulla y ruido de Alice y su hija.

En un momento, la hija de Alice empezó a gritar tanto que Alice dijo finalmente, "no puedo aguantar más. Te tendré que llamar de vuelta. y dijo "te amo" y colgó.

Esto me confundía aún más, y me seguía preguntando "Qué pasa aquí?". Entonces, tuve la sensación que tenía que ir a darle aconsejar a mi hijo Steve, hablar con él o algo. No sabía de qué y ya era tarde. El estaba abajo en su cuarto, así que baje a charlar con él, para explicarle porqué yo lloraba la semana anterior, cundo volví del restaurante Jack-in-the-Box. Quería explicarle qué pasaba.

Golpeé en su alcoba y me hizo seguir. Tengo un perrito negro de nombre Leroy. Se la pasa saltándome encima sin cesar. Debe ser normal, pero no me deja tranquilo. Si me siento al borde de la cama, Leroy intenta lamerme la cara y si no es eso es lo otro. Así que Leroy no me dejó hablar con mi hijo acerca del Espíritu Santo y de lo ocurrido la semana anterior.

Cada vez que lo retiraba el volvía, aunque lo tirará lejos el volvía. Creo que eso es normal en Leroy ya que es hiperactivo, pero seriamente quería hablar con mi hijo acerca del Espíritu Santo e intentar responderle a sus dudas ya que el estaba con eso de la cienciología de L. Ron Hubberd. Yo había estado intentando comunicarme con él desde ya casi un año. Pensé "Tal vez deba intentarlo ahora, ya que él quiere sentarse a escuchar" Así que me decidí a intentarlo.

Mientras hablaba con Steve, dije mentalmente "Aléjate de mi Satanás en el nombre de Cristo" y entonces Uy! Nunca, nunca podría describir esa energía, este Poder, este lo que quieras llamarle. Se llenó la pieza de tanta energía que se podía sentir la intensidad, no sé, tal vez, como se sentiría ante una fuerte emanación nuclear. Leroy se paralizó y empezó a retroceder.

Tal como cuando se corrige un perro que agacha la cabeza y da esa mirada triste, así se comportó Leroy sin yo haber dicho una palabra. Solo lo pensé, pero de alguna forma Leroy leyó mi mente y se retiró. Mi hijo no se percató de lo que estaba sucediendo al rededor en espíritu, mientras yo miraba a Leroy con el rabillo del ojo, seguía respondiendo las preguntas de Steve acerca del Espíritu Santo. Leroy estuvo así solo por uno o dos minutos. Luego Leroy salto nuevamente intentando lamerme la cara pues estaba sentado al borde de la cama. Continué hablando con mi hijo, mire a Leroy y dije "cálmese Satanás en el Nombre de Cristo" y sentí esa fuerza increíble. Nunca olvidaré esa sensación de Energía y Poder, fue sobrecogedora y Leroy pareció derretirse donde estaba, luego se retiró. Creo que pude haber matado nuestro perro con decirle que se muriera, esa era la sensación tal de Poder en la habitación.

Mi hijo no sintió nada, pero yo sí y les puedo asegurar que Leroy también. La habitación mantuvo esta Energía ilimitada hasta que salí de allí. Como dije antes, nunca olvidaré esa sensación de Poder que experimenté. Fue INCREIBLE. Bueno terminé de aconsejar a mi hijo y le dije, "Cuando quieras charlar más, solo déjamelo saber" y le dije que leyera la Biblia, le di para leer los mismos capítulos y versículos que a mi amiga. Después de esto subí y me acosté asustado y preocupado por lo ocurrido.

Antes solo era en sueños y estaba protegido, ahora sentía la protección mas difusa. Esto era otra cosa, tal vez estaba expuesto a algo más fuerte ahora. Los ataques eran un poco más fuertes, pero solo ahora entiendo que eran ataques. Era escalofriante, no sabía ni entendía que pasaba. No comprendía, y aún tengo problema para ponerlo en palabras.

Llamé a mi hermana y le conté lo sucedido. Se asustó y llamó a mi hermano en el estado de Washington y mis padres en Vacaville. No sé que les dijo, pero creó que creyeron que me estaba volviendo loco. Recuerden todo esto pasa una semana después de cuando ore por mi amiga y sucedió los primeros eventos con el Espíritu Santo.

Estaba tan asustado que tomé la lista telefónica de lo solteros y empecé a llamarlos a todos, pero debido a la hora, eran las 11 PM, solo conseguí maquinas contestadoras. Estaba aterrado por las cosas que estaban pasando y no sabía como protegerme. Mi Cristiandad estaba fuera de control, y continuaba tratando de telefonear toda la gente que conocía, intentando que alguien me escuchara.

Necesitaba instrucciones para protegerme, o oraciones, o cualquier cosa que ayude. Llegué al final de la lista , era Jim, no quería hablar conmigo pues era muy tarde, le dije que era importante, y le conté que pasaba. Empezó a orar por mi y yo por él. Luego que terminamos de orar, colgué y me sentí en paz. Fui a la cama y trate de dormir.

Al día siguiente contacté a Susan, la amiga de quien se había desaparecido el dígito del número telefónico, y compartí con ella los eventos sucedidos, habíamos compartido experiencias anteriormente, hablábamos de cualquier cosa, muchas veces chismorreábamos por teléfono, dando garrote a Cristianos, impulsores de santidad y habladores en lenguas. Ella es una amiga que está envuelta en Cristianismo, pero no creo que Susan sea una cristiana tan sería como trata de hacer creer, pero siempre comenta sobre algunas cosas que hace.

Así que Susan me dice, "Rey no te estas volviendo uno de ellos, verdad?"- le dije - "no sé, no puedo explicarlo, pero por alguna razón tenía que llamarte a contarte lo que estaba pasando.

Me dijo, "Es en serio, Verdad?"

Le dije, "SERIO!! No sé que pasa pero por alguna razón tenía que llamarte".

Entonces Susan me lo confío, "Rey, he estado muy deprimida estos últimos días, hasta he estado pensando en suicidarme, a nadie le he contado, ni siquiera a mis padres" Me quede callado y ella continuó "no sabes lo importante que es para mí que me cuentes esto"

Le dije "Susan no sé porqué te llamé o que decirte, no tengo respuestas, todo esto es nuevo y extraño para mi, lo único que sé es que tenía que llamarte y contarte lo que me sucedió".

Luego durante la semana hicimos una cita para charlar y eventualmente fuimos a la iglesia.

Unos días más tarde me encontré con Alice, mi amiga mormona quien me dio consejo cristiano, y le estaba contando que todas las mañanas estaba amaneciendo con la camiseta empapada en sudor.

Me aconsejó, "porqué no ruegas por una explicación en tus oraciones?"

Así que ore esa noche y recibí la respuesta en un sueño, En el sueño… mejor dicho me vi cantando y alabando a Dios, yo decía "Oh Dios eres hermoso, te amo. Eres grande, eres el más grande, toda la Gloria a Dios". Repitiendo una vez tras otra. Satanás me atacaba mientras yo alababa a Dios.

Me imagino que el Espíritu Santo me protegía, ya que el Espíritu Santo me había asegurado que no recibiría más de lo que pudiera manejar. Así que el debió borrar de mi memoria los ataques y las alabanzas a Dios que ocurrían durante mis sueños. Lo que si es seguro es que cuando desperté estaba completamente húmedo en sudor por la lucha durante el sueño.

Me hizo sentir seguro, sentí que el Espíritu Santo cumplía su Palabra de protegerme, y se me dejo ver que estaba sucediendo. Tal vez el Espíritu Santo sabía que yo no tenía la suficiente fortaleza para resistir el ataque. Ahora mirando retrospectivamente me doy cuenta que yo estaba todavía muy verde, no sabía acerca de la lucha espiritual, aun todavía no sé suficientemente. No podía manejar los golpes de Satanás, era vulnerable y el Espíritu Santo borraba los recuerdos de esos ataques nocturnos.

Voy tarde a dormir y esos ataques nocturnos son duros para me. Una mañana de Domingo el Espíritu Santo me dijo que llamará a mi amiga especial.

El Espíritu Santo me dijo, "dile que la amas, que te importa, y dile tus más profundos sentimientos."

Como habíamos tenido una discusión antes, no estabamos hablando y eran las 4 AM. Me dije a mí mismo, "De ninguna manera voy a llamarla a esta hora y decirle eso" lo dije convencido.

El Espíritu Santo insistió "Llámala"

Le contesté "No! no lo haré, no lo haré" luche con esta idea por una hora. Luego dije "Son las cinco, es todavía muy temprano."

El Espíritu Santo quería que la llamara a esa hora, a las cinco AM. "Esto es muy bobo" me repetía, me sentía como tonto y loco, había compartido con ella algunas cosas, y le había enviado sus cosas de vuelta, cintas, fotografías, con todas sus lindas cartas. Ahora una semana más tarde el Espíritu Santo quería que la llamara, le abriera lo más profundo de mi ser y le dijera que la amaba.

Dije, "Esto es en broma, verdad?"

Así que peleé contra esta idea y ore por ello, y me dije ‘tal vez a las seis", "Tal vez a las seis". Me hubiera gustado quedarme dormido, y que todo desapareciera al salir el sol, pero el Espíritu Santo no me dejó tranquilo. Hice tiempo y di vueltas hasta faltando un minuto para las seis. Estaba todavía despierto y orando por esto. No quería hacerlo. En realidad NO quería hacerlo.

Se llegó al fin, al punto donde o iba a ser obediente o no. Vi el reloj eran la 5:59 AM y seguía diciendo NO, NO, NO por favor. No quiero hacer esto, no quiero hacer esto, no por favor, seguía diciendo, dieron entonces la seis en punto, "Bueno que importa" , así que la llamé, respondió el contestador, ,dije, ‘Hola, es Rey, tengo que hablarte, no tienes que hacerlo pero si quieres, llámame de vuelta, entenderé si no lo haces." Y colgué.

Me sentí tan descansado, desapareció la presión, me dije, "Ya hice mi trabajo, está hecho y terminado. Fui obediente. Lo intenté pero no estaba en casa, el contestador respondió", estaba muy contento que la maquina hubiera contestado y no ella. Así que me dije, "Oh, hice mi trabajo. Me dormí y a las siete en punto sonó el teléfono. Yo sabía quien era.

"Hola" dije.

Ella replicó, "No debiste haber llamado a las seis de la mañana".

Estaba tratando de actuar enojada, pero no lo estaba. Quería ponérmela un poco difícil y yo lo sabia, pues ella no tenía porqué llamarme de vuelta, pero así ella podía conservar su autoestima, solo escuché. Luego hablamos por casi media hora de nuestra relación. Le comenté lo incomodo que era verla a ella en la iglesia con toda esa tensión, y me dijo que estaba trabajando en ello. Llegó entonces el momento cuando tenía que abrí mi corazón y decirle lo que el Espíritu Santo me había pedido que dijera. No quería hacerlo todavía, fue difícil decidir cuando hacerlo.

Entonces, le dije "Quiero decirte algo pero me siento muy incomodo de contártelo".

Ella se quedó esperando.

Continué, "Te amo. Te amó con todo mi corazón. Te extraño, y me duele, cuando te veo sufriendo, me duele también cuando te veo haciendo chistes y payasadas tratando de ser graciosa, porque lo que quieres, en realidad, es llamar la atención. Sé que en últimas lo que buscas es amor y alguien que ponga sus brazos a tu alrededor, te abrase y te diga que le importas y que te ama. Me duele realmente verte así’. También le dije algunas cosas personales.

Recuerdo decirle también lo incomodo que era contar estas cosas. Le comenté, "es muy difícil exponer mi vulnerabilidad, así acerca de estos sentimentos. Es muy difícil.- y le dije- intento hacer las paces entre los dos. Hago lo que creo que tengo que hacer".

Después de algunos momentos de silencio me dijo, "Rey por los últimos tres días he estado orando para que llamaras".

Le dije "COMO??"

Ella continuó, "por los últimos tres días , he estado orando para que me hables. Pero no pude llamarte, algo me impide llamarte. No lo puede hacer."

Me quedé en silencio. Ahora sabía porqué el Espíritu Santo quería que la llamara. Esto fue una lección de obediencia para mí, El Espíritu Santo actúa de maneras inusuales, nadie puede ver la imagen completa. Eso fue el Domingo en la mañana, y la vi más tarde en la iglesia. Todo estuvo bien ese día y los siguientes días, pero después de una semana las cosas estaban igual que antes con toda la tensión y demás. Peleé mi obediencia esa mañana y obtuve como recompensa una relación de pocos días, es una lastima que no duró, pues esos días fueron fantásticos. Hasta ahora ella todavía me llama , escucha mi voz y cuelga sin pronunciar palabra.

Unas semanas más tarde, me desperté con necesidad de ir a la iglesia de "Four Square". El problema era que el Espíritu Santo me había dicho que no fuera más a dicha iglesia hacia tres semanas.

El Espíritu Santo me dijo, "Me gustaría que dejaras de ir a esta iglesia".

Así que les dije a mis amigos de aquella iglesia que no iría más y ahora el Espíritu Santo me dice que fuera de vuelta. Estaba apenado, y me sentía como si me hubieran embromado. Me era difícil manejar esa cosa de no vaya y luego vaya. Creo que el Espíritu Santo estaba probando mi obediencia, yo tenía un espíritu rebelde, pero cuando llegó el viernes por la mañana, el Espíritu Santo me dijo que volviera. Me dije además que algo importante iba a pasar. Tal vez voy a hablar con mi amiga especial o ver algo inesperado".

Pero no hablé con nadie, ni me encontré con mi amiga, ni ocurrió nada. Sin embargo el sermón fue en obediencia. Seguro tenía que escucharlo, no sé, ojalá pudiera entender todo y poner las partes juntas en su puesto. Me gustaría… poner mi mente a trabajar y ver que va a pasar. (me encuentro un poco frustrado, son la 9:45 AM y no ha empezado mi día, pero no sé…).

Comentarios:

Todavía es extraño, ahora que escribo estos sucesos, tres años después de lo ocurrido, siento que voy a ser atacado, que no tengo a quien recurrir, me siento tan solo. Me siento que voy a explotar de dentro hacia fuera. Siento a Satanás actuando sobre mí en este momento. Tal vez porque casi termino con el primer borrador del libro. Me gustaría poder entender los ataques espirituales, pero no hay nada que pueda hacer, sino confiar en que Cristo me proteja. Ayúdame Señor, pues no puedo aguantar mucho más"

De vuelta a la cinta de grabación:

No me había sentido fuerte en las últimas dos o tres semanas. He tenido algunas citas, haciendo algunas cosas y divertiendome poniendo estas cosas en orden en mi mente. No sé si es bueno, fui a un baile con una amiga, ella ha sido de gran ayuda. El solo hecho de tener alguien para hablar de esto es de gran ayuda.

Estos ataques o visiones o como se le llamen, empiezan a desgastarme, siento que aveces estoy perdiendo. La intensidad de los eventos y la visita de los espíritus oscuros es algo increíble. No sé, algo pasa aquí en espíritu y no puedo poner mis manos en ello. Definitivamente creo que el Espíritu Santo, el Padre y el Hijo están allí, pero definitivamente también Satanás.

Estoy despierto, y me siento estresado, no me siento mal acerca de mi estabilidad mental, me siento perfectamente, pero no puedo explicar estas cosas. Todo lo que puedo decir es que hay otro mundo allá afuera y que la mayoría están ciegos acerca del demonio y cosas de ese tipo. Ellos están tan envueltos en sus propias vidas, en las cosas de la sociedad, tratando de ganarse la vida que no ven el mundo del espíritu. Podría decir que aún los cristianos desconocen estas facetas. Les pregunto a pastores y miembros del grupo y se asustan o piensan que estoy loco por preguntar acerca del mundo espiritual. Porque este tipo de cosas no pasan. La gente lee esto en periódicos o en películas y allí es donde se supone que debe quedarse.

No sé porqué me afano, no sé porqué estoy grabando esto, pero tal vez algo va a suceder con las cintas, tal vez alguien las usara. No sé, a veces las cosas espirituales son tan intensas que desequilibran los nervios, pero definitivamente son reales. No puedo ver todo el panorama, pero sé que estoy siendo guiado, y ciertas cosas me son mostradas. Y las veo tal como veo el bombillo en el techo en este momento.

Son muy reales pero son de otro mundo. Por un tiempo las negaba, porque creí que me volvía loco. Ahora, conozco el lado serio. El universo está montado de una manera tan extrema, compleja y al mismo tiempo tan sencilla. Diciéndolo de modo sencillo: Jesucristo, El Padre y El Espíritu Santo, y no olviden Satanás. Básicamente, creo que se nos acaba el tiempo, pues he tenido visiones al respecto, y nunca antes experimente tales cosas.

Le he contado a la gente acerca de esto, pero todo lo que pasa es que pierdo amigos y los pastores me aconsejan quedarme callado. Los ataques físicos son frecuentemente intensos, creo que estoy en medio de una guerra espiritual. He empezado a leer más la Biblia y otros libros, tratando de lee tanto como pueda y tan rápido como me es posible. Parece que nadie tiene las respuestas para mí. Veo y experimento eventos que no puedo explicar, y me es difícil mantener el equilibrio.

El siguiente Domingo desperté con la imagen de Cristo crucificado y de alguna forma podía ver a través de los ojos de Cristo, no lo puedo explicar. Hay un joven de nombre Charles que va a mi iglesia, tiene un defecto de nacimiento, es de baja estatura, con una gran personalidad y una mente brillante. Creo que tiene más cerebro que muchos que conozco, en esta visión vi a Charles cantando y alabando a Dios con sus manos arriba en el aire, y estaba colocando toda su alma y corazón en las alabanzas.

Veía a Chales desde arriba y a través de los ojos de Jesucristo. Podía ver aun las lagrimas en los ojos de Charles mientras oraba, cantaba y alababa con todo su corazón. Esta visión me tocó y conmovió, podía sentir la intensidad de sus oraciones. Sentí como que Cristo quitaba mi espíritu de mi cuerpo y lo colocaba en el Suyo. Sentía lo que Cristo sentía y lloré, no puedo explicarlo pero lloré porque sentí su amor por Charles.

Cristo me dijo no en palabras sino internamente, "Rey, ve y dile a Charles que lo amo, que lo amo con todo mi Corazón, que cuando llegue su hora estará conmigo en el Paraíso. Dile que adoro sus cánticos, y escucho sus oraciones y que cuido de él y estoy pendiente. Ahora ve y dícelo."

Bueno, podrán entender, Rey Aguilera cree en que dos y dos son cuatro, e ir donde alguien y decirle "Hola, te tengo un mensaje de Dios" no me parecía mucho, pero tenía urgencia de obedecer.

De alguna forma tendría que hacerlo, no sabía ni como lo iba a explicar. No quería que me creyeran desquiciado. Digo, me siento como tal con todas estas experiencias pero sé que son reales. Fui a la Iglesia del La Alianza ese Domingo, y de allí fui a la Iglesia de "Four Square" a la cual asiste Charles. Lo vi adelante hablando con dos hombres.

Le dije, "Charls, te tengo un mensaje".

Me dijo, ‘Sí Rey, cuál es el mensaje?"

Vi los dos hombres y le pregunte, "Podemos hablar en privado?"

Dijo, "Claro"

Nos fuimos aparte y le dije, "Tu no crees que estoy loco . Verdad?"

La gente en la Iglesia de "Four Square" había empezado a mirarme raro, pues yo estaba actuando diferente.

Me dijo "Naaa."

Así que continué, "Mira lo que voy a decirte suena loco, no quiero que pienses que soy raro, pero tengo un mensaje de Jesucristo para ti"

Empezó a mirarme raro, y no sabía como decírselo, Así, que tomé aliento y dije, ‘Charles, tuve una visión esta mañana, fue de Cristo"

Charles dijo, "Amén hermano, has nacido de nuevo?"

Le dije, "No Charles, no. En mi visión, vi a Jesucristo y a ti", y le conté toda la historia. El tiene ojos pequeños, primero me miró y luego me observo cuidadosamente.

Dije, "Cristo dice que te ama y que vas ha estar con Él en el Paraíso"

Se que lo afectó, pero no creyó la fuente. Era tan difícil para mi decirle esto, que empecé a llorar y su cara cambió.

Le dije Charles, "No te estoy mintiendo, desde lo más hondo de mi corazón, eso fue lo que pasó."

Entonces vi lagrimas en sus ojos.

Continué, "Bueno, eso es todo Charles" Y me fui caminando y conduje a casa llorando. Un día después lo llamé y me dijo que el mensaje había sido confirmado en la iglesia. No sé como hacen ese tipo de cosas de confirmación. No me es claro.

Bien, fui el siguiente Miércoles en la noche a la iglesia, de pronto me encontré profetizando. El pastor pidió profecía y la gente levantaba las manos, para mi sorpresa mi mano se levantó. Ahora… aquí está este Mejicano-Americano que se sienta atrás y no dice nada, levantando la mano. Generalmente son las mismas personas que levantan la mano y dan profecía, y ahí estaba yo con mi mano levantada.

El sermón fue sobre hablar en lenguas, mi mano se levantó y dije, "Cuando tu ores, ora desde tu corazón y no desde tu boca". El pastor dijo, ‘Como puedes orar si no oras con tu boca?", entonces paso a la siguiente persona, supongo que él no quiso ser malvado, pero deduzco que no le gustó lo que dije, pues su sermón fue sobre lenguas.

Lo que nos impresionó a mi hermana y a mí, me pareció gracioso, fue que en su sermón acerca de lenguas, el repitió lo que yo dije dos veces y mi hermana y yo nos mirábamos. Me imaginó que la profecía lo afectó. Noté que el siguiente Viernes del grupo de solteros de la iglesia dio instrucciones, "todos deben orar desde el corazón y no con la lengua". Mi hermana y yo nos miramos otra vez. Porque ella sabía que pasaba en mí en el realce del espíritu.

Pienso que estaba teniendo ataques de ansiedad, cuando sucedió el siguiente evento ya que el Espíritu Santo me había instruido de decirlo a todos. Ciertamente, Él me dijo que lo dijera en el grupo de solteros del siguiente Viernes. Me acerqué al líder del grupo y le conté partes de lo que estaba pasando. El fue uno de los que le deje mensaje en su contestador la noche en que experimente la Fuerte energía en la habitación de mi hijo.

Le dije al Espíritu Santo que se lo dejaría en manos del líder pues yo no tenía autoridad sobre el grupo. Si el líder quería que lo compartiera, compartiría lo sucedido, pero no quería ninguna responsabilidad, si el no quería que compartiera estos eventos tan inusuales. Pienso que el líder estimó que era descabellado. Quería saber si había nacido de nuevo, y le dije que no. No era parte de esta congregación, era Católico, y todos lo sabían, y siempre fui considerado un extraño, siendo Católico. Y aquí estaba queriendo hablar al grupo, porque el Espíritu Santo me lo dijo.

Durante aquellas ocasiones , cuando la Presencia del Espíritu Santo llegaba sobre mí, empezaba a llorar y es difícil explicarlo, pero a menos que se experimente es difícil expresarlo.

El líder dijo, "Tal vez debes esperar a que ates todos los cabos sueltos"

Le dije, "Todo lo que intento es ser obediente. Primeramente, no deseo hablar al grupo, pero le dije al Espíritu Santo que lo haría, y le estoy pidiendo que me digas si sí o no. Si dices que no, es entonces tu responsabilidad".

Así el dijo, "No."

Así que no hable, Desde aquella ocasión el Espíritu Santo me ha dicho que le cuente a cualquiera y todo quien quiera escuchar. Bien, no sé como me distraje.

Cerca de una semana más tarde, estaba en cama, fue una de esas noches que no olvidare mientras viva. Esperó poder comentar esta historia sin perder el control. Estaba en cama eran cerca de las 3:30 AM sentí la presencia que creí era Cristo. Se acerco como Cristo. La voz parecía igual, pero hablaba con un estilo o forma que sentía diferente.

La voz dijo que estaba orgulloso de mi, que estaba haciendo un buen trabajo en alabanza y demás, y que todo estaba perfecto, Que yo era un buen cristiano.

Pero esta voz dijo que ya había hecho suficiente, "Es tiempo que vengas con nosotros al Paraíso".

Dije, ‘Qué?"

La voz me dijo, "Es hora que vayas al Paraíso".

Pensé, ‘La única forma de ir al Paraíso es muriendo". Y dije "espera un minuto, tengo cosas que hacer aquí todavía, tengo mi negocio, que acabar de construir la casa. No estoy listo."

El dijo, "Bueno, no tienes escogencia! Ya hiciste tu tarea, y tienes tus responsabilidades, es hora de que partas."

Lo siguiente que experimente, creo que en espíritu, lo cual todavía no lo entiendo, estaba en el techo de la habitación, mirando hacia abajo la pieza. Vi la cama tendida. Esto fue temprano en la mañana cerca de las 3:30 AM pero lo que veía era al mediodía, la pieza estaba arreglada y sentía la presencia de mi muerte. Mi casa no tenia mi presencia en ella. Esta es una sensación increíble. No puedo expresar lo que sentí. Porqué no creo que halla palabras para describir la sensación de tu propia muerte. No solo percibirla sino viéndola con tus propios ojos.

Había un vacío en la habitación. Un vacío en la casa, un vacío más allá de la realidad, Una sensación real y extraña sabiendo que era la muerte. Lo siguiente que supe es que estaba de vuelta a mi cama, y empecé a tener dolor en el pecho. Dije "Oh mi Dios, me ha dado un ataque al corazón" Sentía el dolor en el pecho, y dije, "Qué voy a hacer", a medida que mi mente empezó a moverse muy rápido, bote la cobijas de la cama, y dije "No me iré. No me iré! No me iré! No estoy listo", empecé a deambular por el piso, prendí las luces, no sabía a donde ir o que hacer.

Estaba aterrado, la experiencia de la muerte y no tener ningún control sobre todo esto, y el no quiere morir, fue muy intenso. Deambule por el piso como un león enjaulado. El dolor en el pecho se hacia mayor y mayor. Me decía, "Dolor desaparece, dolor desaparece, no voy a morir, desaparece, no estoy listo, no quiero morir" Luego dije, " Cristo … nunca sentí esto contigo antes. Nunca tuve esta clase de sensación" Corrí entonces al teléfono y llamé a mi hermana y lloré y lloré como nunca antes lo había hecho.

Le dije a Cristina, " Voy a morir esta noche, voy a morir esta noche."

Se empezó a poner histérica, me pregunó "Qué es lo que pasa?"

Le contesté, "No sé, no sé, Cristo dijo que iba a morir esta noche y no quiero.- grite - no sé qué hacer, siento este dolor en el pecho, estoy luchando, no quiero irme".

Ella me dijo, " oremos"

Creo realmente que Cristina salvo mi vida esa noche.

Ella empezó a orar y cantar, y me dijo " Canta Rey, canta, canta con todo tu corazón."

Así que empecé a cantar y alabar a Dios con todo mi corazón, Entonces otra Presencia apareció, era diferente de la anterior que me había dicho que tenia que morir. Era una Presencia muy diferente. (aún mientras narro estos sucesos me siento un poco mareado). Sentí la Presencia de Dios. Cristo apareció, cuando yo y mi hermana estabamos orando y cantando al teléfono.

Cristo me dijo mentalmente, " Rey, Satanás va atacarte esta noche"

Quede perplejo, puedes imaginarte lo que pasaba en mi mente, dije, " Satanás va a atacarme esta noche!. ME ESTAS DICIENDO QUE SATANAS ME VA A ATACAR ESTA NOCHE!."

Y ahí yo estaba fuera de control cantando y preguntándole a Cristo, al mismo tiempo, sabía que era Cristo, no sé como, pero lo sabia, Esperó que sea claro, tenia flujo en la nariz y se me estaba tapando, mis ojos estaban aguados y la intensidad de solo revivir al contar estas cosas es sobrecogedora. Mi hermana estaba todavía cantando al teléfono, y yo cantaba con ella. De alguna forma mi espíritu dejo el plano físico y fue al plano espiritual, mi cuerpo estaba todavía en cama ( voy a apagar la grabadora para sonarme espero que este evento esté ahora más claro).

Le pregunte a mi hermana, "Puedes escucharme?" me respondió que sí.

Le dije a Cristo, " Satanás está aquí". Me contestó, "Lo sé" con una voz calmada.

Recuerdo que me puse a repetir, " Satanás déjame solo en nombre de Cristo, déjame solo en nombre de Cristo." Y lo decía una y otra vez, pero esta presencia maligna seguía viniendo hacia mí.. Recuerdo de que yo corría en el plano espiritual tanto como podía y buscaba un sitio para esconderme.

Mientras todo esto ocurría permanecía acostado en cama, a la luz de la oración y la alabanza que hacia con mi hermana al teléfono. Y al mismo tiempo hablando en el plano espiritual. "Satanás déjame tranquilo", me veía corriendo, pero no había un lugar real para esconderse. Todavía recuerdo algo que parecía ser un armario, lo abrí y rodé dentro de una bola, con mis manos sobre mi cabeza esperando que Satanás no me encontrara, tal vez no lo estaba diciendo con suficiente fe, "Satanás déjame tranquilo en el nombre de Cristo".

Satanás seguía acercándose, de alguna manera entendí que el sabía donde me encontraba. Así que de alguna forma me levanté y corrí fuera del armario espiritual en que me encontraba. Yo corría por mi vida, mi vida espiritual, corría y corría. Recuerdo que me cortó en la espalda con algo parecido una podadora de hierva. Cuando Satanás me golpeó en la espalda, caí y grité con toda la fuerza de mis pulmones. Aterricé en mi cara, gritando a Cristo.

Gritaba, "caí…caí…levántame!…levántame!", "CAI… CAI… LEVÁNTAME, LEVÁNTAME!!… Cristo caí, LEVÁNTAME".

Yo estaba llorando, Oh!, si que lloraba. Al acercarse Cristo grité, "Qué pasa? Ayúdame, ayúdame, estoy caído" entonces Cristo me ayudo a levantar.

Cristo me dijo, "Sé fuerte Rey, sé fuerte"

Todo lo que pude decir fue "Satanás déjame tranquilo, déjame solo."

Al teléfono podía escuchar a mi hermana cantando a todo pulmón, y por momentos leía escrituras de la Biblia, cuando su voz se apagaba. Estaba en lucha por mi vida espiritual! Mi alma estaba luchando uno a uno con Satanás por mi vida, y no sabía como protegerme.

Todo lo que podía decir era "déjame solo Satanás!! " pero mi hermana estaba cantando como un Angel y leyendo la Biblia y no paró por un segundo. Ella no se detuvo, yo la escuchaba y de alguna forma también yo cantaba en el plano físico, podía ver a Cristo parado a mi izquierda.

Yo estaba a su derecha y le dije, "Satanás está de vuelta, volvió".

Y Cristo respondió, "lo sé, lo sé"

La sensación de Satanás era como arena fluyendo a través del orificio de un reloj de arena, erosionando mi alma. Mi hermana me lo describió después como Pac-Man el de los juegos de video que se come tu alma. Lo vi como arena que pasa por un reloj de arena. Estaba tan asustado, tan asustado pero tan asustado que sentí que Satanás se devoraba mi alma. Corrí y corrí y corrí en el plano espiritual, el me golpeó nuevamente, esta ves detrás de las rodillas y caí, caí gritando de rodillas, pero Cristo me sostuvo del codo izquierdo cuando caía.

Yo seguía gritando "estoy caído, estoy caído, ayúdame por favor, estoy caído, no sé que hacer.. Déjame tranquilo Satanás , déjame solo en nombre de Cristo" era todo lo que acertaba a decir con el terror que me encontraba.

No sentí dolor, era un tipo de pena diferente. Era, no como dolor físico, sino espiritual, era dolor, no sé, como de no tener la Presencia de Dios. Es la única forma de describirlo, dolía en el alma, lastimó mi alma, ese ser iba tras mi alma, yo lo combatía lo mejor que podía. ( estoy perdiendo el control nuevamente. Voy a apagar la grabación).

Bueno, ya estoy de vuelta, espero me entiendan porque tuve que apagar la grabadora. Cuando repito esta experiencia no duele, ni lastima lo mismo que en aquella ocación pero todavía se siente esta sensación que nadie le gustaría tener, como le contaba a un pastor amigo, en un encuentro en el parqueadero de la iglesia esta semana. Le estaba contando, lo que estaba pasando y que algo había cambiado en mi camino espiritual. El me dio el término ‘spiritual warfare’ lucha espiritual.

Estos son términos que son usados por los Cristianos, como también interceder, y otras palabras que el noventa y cinco por ciento de los Cristianos no saben que significan. Digo, lo que realmente significan. Es como aquel mensaje del Señor que hay que orar con el corazón y no solo con la boca. Estos términos parecen entrar por una oreja y salir por la otra. Esto era tan intenso que los términos no me eran útiles para expresar lo que ocurre en el plano espiritual.

Nunca escuche antes de regalos espirituales y cosas por el estilo. Me pregunto si la mitad de los Cristianos que hablan de ello saben de que están hablando. Y si ellos saben como es allá en el oscuro plano espiritual del mal. Me preguntó si el noventa y cinco por ciento de los cristianos saben que es realmente ser Cristianos. Ciertamente lo estoy viendo de una forma diferente.

Aquí estoy en el mundo físico y al mismo tiempo estoy en un combate espiritual en otro mundo, se que parece loco pero, Oh Dios, no deseo perder. No quiero perder. Satanás, ese granuja, buscaba mi alma. Y yo no sabía que hacer, solo sabía que la Presencia de Cristo estaba ahí. Aunque la pelea era entre Satanás y yo. Me ayudaba saber que mi hermana estaba conmigo cantando al teléfono, y que Cristo estaba allí, pero esto era una batalla personal, íntima entre Satanás y yo. Tenía a Cristo de mi lado, pero cuando se es nuevo en esto como yo lo era, producé terror.

Se pelea con un perro loco que posee maldad pura, y la palabras "maldad pura" no le hace justicia. Es como un perro enloquecido tirando de un trapo. Tu tiras del trapo y el tira de vuelta. Tu tiras y el tira entonces con más fuerza. Tu lo pateas en los dientes y el gira. No puedes solo voltear y correr, pues en una fracción de segundo el te ataca por la espalda, entonces tu te lo quitas de la espalda y lo tiras a tierra. Y tu le saltas encima y lo golpeas y saltas encima y lo pateas, y se levanta y salta a tu espalda nuevamente. Es muy difícil que te deje tiempo para tomar aliento.

El es maldad pura. La gente cree que con decir, Satanás en el nombre de Cristo retírate, el se va. No, así no es la cosa. De ninguna forma, lo he visto, lo he experimentado. Tu lo dices y el se retira por medio segundo, o por dos minutos o por una hora, pero luego vuelve. Aveces se retira, pero solo te da suficiente tiempo para un respiro y vuelve y te ataca al cuello. Me veo todos los días repitiendo muchas veces, "Satanás déjame tranquilo en el nombre de Cristo".

El no desiste, veinticuatro horas al día. Durante un tiempo ya me estaba agotando, no me dejaba dormir, de forma continua me atacaba en los sueños, me atacaba cuando manejaba, los frenos no paraban por razones desconocidas, y cuando oraba en nombre de Cristo empezaban a operar nuevamente. Cada vez que me montaba al carro tenía que pedir "Señor, coloca una coraza de protección en mi carro, te lo pido en nombre de Jesucristo de Nazareth, condúceme seguro, guíame de vuelta". Esta es la parte espiritual que he experimentado, pero estoy seguro que hay mucho más que no he experimentado.

Bueno, continúo, para darles una idea de lo que ocurría, las palabras no lo pueden describir acertadamente, pero voy a intentar narrarlo. Lo que voy a contar no hace justicia ni es una descripción completa, así que tengan presente a Satanás , él está ahí, ellos están ahí, cerca a cada uno. La guerra espiritual es en el plano espiritual en otro mundo, pero a la vez es ahí, cerca de cada uno, Parece desquiciado pero es verdad, Satanás o sus demonios están allí veinticuatro horas al día. El está allí ayudando a las personas a hacer cosas, y haciéndole pensar cosas que no son de Jesucristo. La gente hace estas cosas pecaminosas y no se dan cuenta de que Satanás está detrás de todo, ayudando. Así que sean cuidadosos, Oren! Oren a Jesucristo, al Espíritu Santo, y al Padre, oren!.

De vuelta a la historia

Estabamos en esta intensa batalla, a tempranas horas de la mañana, con mi hermana al teléfono, yo estaba corriendo por mi vida, Satanás me había tumbado de rodillas y yo gritaba, "estoy caído", no podía gritarlo lo suficientemente duro, sabía que la cornisa de mi casa estaba abierta y que mis vecinos me podían escuchar, pero gritaba a todo pulmón, es decir, gritaba hasta que no había aliento en mis pulmones. Era entre Satanás y yo.

Cristo estaba allí en el plano espiritual y mi hermana estaba al teléfono, en el plano físico, me supongo tenía los dos planos cubiertos con amor. Cristo estaba allí mientras yo estaba caído, cundo caí gritando de rodillas. Es decir este pobre hombre estaba gritando y gimiendo mientras Cristo lo tomó para ayudarlo.

Yo seguía diciendo, "ayúdame a levantarme, ayúdame a levantarme, ayúdame a levantarme, ESTOY CAIDO, caído, caído" Y Cristo me dijo, "Sé fuerte, Rey, haste fuerte tu mismo". Para este momento, en la batalla, Satanás me había doblegado, y me daba cuenta que no había en ninguno de los dos planos nada que yo pudiera hacer. Y dije, "Cristo tendrás que hacerlo por mí, tendrás que hacerlo por mí pues no sé que hacer, ayúdame".

Entonces sentí esta extraña sensación en el pecho, no puedo explicar qué, pues suena raro, van a pensar que estoy perdiendo los cabales, si no es que ya lo están pensando.

Mi pecho físicamente creció en el plano espiritual, yo todavía estada acostado y cantando y llorando con mi hermana al teléfono. Pero en este plano espiritual mi pecho creció. Es decir, sentí que creció, pie y medio o dos pies y crecí dos o tres pies de altura. Me paré como una estatua de acero inoxidable. Como un soldado en tareas de guardia.

La sensación de un poder inmensurable se apoderó de mé, era enorme. Entonces sentí la presencia de Satanás venir hacia mi, vino como una bala, y digo como una bala, y rebotó, como una bola de cristal. Solo rebotó, grité de alegría y empecé a conminarlo a que se fuera.

Le dije, "puedes hacer lo que quieras pero nunca voy a renunciar a Cristo. No voy a dejar a Cristo. Puedes darme tu mejor golpe, te lo probaré, nunca lo dejaré, nunca." Entonces el volvió directamente y más fuerte, pero no importó, no me moví, rebotó en mi, y ni me moví, le dije, ‘te advertí no iba a dejar a Cristo, y no lo voy a dejar".

Así de pronto, yo era el duro y fuerte, disparando con mi bocaza, como si yo hubiera hecho algo grande. Me estaba comportando estúpidamente, pues yo no había hecho nada. Cristo fue quien dio el combate, yo estaba tomando la Gloria. Definitivamente soy muy tonto y estúpido, al mismo tiempo. Me pregunto si alguna vez sabré quien da la pelea y la protección. Soy el idiota más grande que ha nacido. Hacia solo unos minutos, tenía mi cola entre las piernas, y corría tanto como podía para encontrar donde esconderme. Me desconcierta ver como nosotros los seres humanos somos tan egocentristas, y yo estoy ahí encabezando el grupo.

Bien, me encontraba todavía en cama cantando y alabando a Dios. Entonces mi voz cambió durante el cántico, no soy cantante, mi hermana estaba cantando con el corazón, y de pronto mi voz cambió. No sé como, algunas personas lo llamarían cantar en lenguas, estaba cantando recostado en la cama, y siguiendo el cántico de mi hermana. No cantaba nada en particular, sino lo que se le venía a la cabeza, yo sentía que tenía mis pulmones completamente llenos como un globo, No puedo describirlo de otra forma sino que empecé a cantar y alabar a Dios y la última nota la sostuve por largo tiempo.

Sonaba como Tarzán gritando en la jungla. Como Barbara Streisard sosteniendo la última nota que continuaba y continuaba, pero este sonido haría parecer a Barbara Streisard como un bebé de botella. No soy cantante pero el sonido que salió de mí, se mantuvo por mucho tiempo en un estable y largo sonido.

El sonido seguía , seguía y seguía. Así que cuando paró, mi hermana dijo, "Wow! Wow! Eso sonó hermoso, pero, Salió de ti?"

Le respondí, "No sé de donde vino este aliento". Mi boca solo se abrió y mantuvo esa nota musical de alabanza a Dios.

Recuerdo estar moviendo mis ojos, a medida que el sonido salía de mi boca, y pensando cuando iba a parar, mi cuerpo estaba fuera de control. Esta nota se prolongó y prolongó y prolongó, tal vez por dos o tres minutos, sin tomar segundo respiro. No sé de donde saque tanto aire. Todavía no puedo decir de donde saque el aliento. La nota musical solo continuó, continuó y continuó.

Mi mente estaba consciente, pero no podía entender porqué continuaba. Cuando me quedé sin aire y mi hermana decía, "Wow!, wow! Qué fue eso?" . Recibí una nueva dosis de aire y empecé nuevamente a entonar esta nota a Cristo. No sé explicarlo, mi boca empezó a emitir el sonido por dos o tres minutos, luego se fue.

Estaba recostado en la cama, y nada especial sucedía de la batalla en este preciso momento, y acababa de terminar de cantar. Mi hermana y yo empezamos a discutir lo que había sucedido, pues por alguna razón la batalla había cesado. Mientras lo discutíamos, Satanás me atravesó el corazón desde debajo de la cama. Mientras hablaba con mi hermana, el granuja.

Estaba recostado, y sin previo aviso, pues no había sentido su presencia, me atacó atravesándome el corazón. Justo a través del corazón en mi alma. Me golpeó tan fuerte que me levantó de la cama contra el teléfono, GRITE con toda la fuerza de mis pulmones. "Oh mi Dios, me alcanzó, me alcanzó", gritaba y vociferaba, "El granuja me alcanzó, tenía la guardia baja y me alcanzó, me alcanzó".

Sentí dolor pero no físico. Fue espiritual. Recuerdo que empecé a caer de este lugar, no lo puedo describir. No puedo decir caía al vacío, porque este espacio era diferente al plano donde sucedió la lucha espiritual. Esto fue...tengo la sensación en un nivel o dimensión inferior. Me sentí descendiendo, y a medida que descendía, sentía mi espíritu bajar flotando, de pronto sin razón aparente mi espíritu se detuvo. Miré alrededor y vi y sentí el vacío. Sentí espacio vacío que no iba a ninguna parte.

Parecía tener paredes, pero no realmente. Recuerdo haber puesto mis manos hacia fuera se sentía algo pero realmente no había nada. Había algun tipo de fuerza allí que evitaba que saliera de esta área. Podía gritar pero el sonido no iba a ninguna parte. Como dije, no eran paredes, era como una pieza con paredes, pero en ralidad sin ellas. Creo que era un sitio como el infierno. No había fuego. No… solo una pieza interna vacia, sin paredes. La agonía y la pena eran indescriptibles.

No sé si alguien lo haya sentido, estar lejos de Dios, pues en este lugar, la Presencia de Dios no se percibía. No había esperanza. La Esperanza no existía en este lugar. Detengamonos y piensa en ello, toma un minuto, y reflecciona…, un lugar sin esperanza, eso son solo palabras pero intenta sentirlo. Intenta sentirlo y captarlo con tu corazón. En tu alma, un lugar tal. Lo cuento para informar a la gente, para darles una idea de como es.

Allá abajo me sentí fuera mí, completamente fuera de mi. Estaba gritando, vociferando agarrándome de las paredes que no existían, intentando salir. Me acuerdo que las empujaba, pero ellas me empujaban de vuelta. No era doloroso empujarlas pues estando no estaban. Es difícil de explicarlo pero eran muy reales. El lugar todo parecía absorber el sonido. Podría decir que era un hueco, o una caberna pero en realidad no lo era. Todo lo que puedo sí decir era que estaba en un nivel inferior al mundo espiritual.

Reflexionen seriamente acerca de lo que estoy contando, creo que es muy importante. No subestime su importancia. Estaba en un lugar sin puertas, sin salida hacia arriba ni hacia abajo, ni iba a ninguna parte, estaba solo, COMPLETAMENTE SOLO. Es decir el extremo de la soledad. Yo estaba solo, nadie me iba a ver, ni me iba a encontrar. Y nadie sabía donde estaba. Y aún todo esto, no describe el terror.

Bien, no estoy seguro que me hayan entendido. Realmente no creo que se pueda entender si no se ha estado allí, sin embargo es muy importante. No sé porqué gasto tanto tiempo contando esto, tal vez el Espíritu Santo quiere que lo narre. Así que escuchen muy bien mis PALABRAS, a nadie le gustaría ir a un lugar como ese. NUNCA, porque de allí no se puede salir, y el tiempo allí no tiene significado. NO TIENE SIGNFICADO!. Escuchen, no hay sentido del tiempo, ni esperanza, allá abajo no está Dios.

No sé cómo alguien podría salir de allí. No vi fuego. No vi nada sino a mí mismo, en un recinto con paredes pero sin ellas. Escúchenme, por amor a Dios, escuchen lo que digo, cuiden su alma pues es todo lo que tenemos. Una vez perdida, queda perdida, y el abismo, este hueco, o como lo quieras llamar es real!. Realmente es un sitio donde nadie quisiera ir. Escúchenme, yo he estado allí con todo mi corazón y alma, espero que estén escuchando.

Si alguien tiene una hebra de cristianismo o de Fe, deben construir a partir de ella. Porque esta será la única hebra de vida que tendrán. Porque si pierden esa hebra de Cristiandad estarán perdidos. Si tienen un pelo, un hilo de Fe en Dios, en el Espíritu Santo deben buscarlo y correr tras él. Así quizás Dios utilicé ese hilo para sacarlos de allí. Si por alguna razón se encuentran allí, deben intentar salir lo más pronto posible. Creo que si ese sitio, tiene una puerta, luego de que se cierre no se abrirá jamás.

No intento asustarlos, solo quiero ser honesto desde lo más profundo de mi corazón. Espero nunca verlos caer al fondo de este lugar. No sé, cómo podrían salir. No sé, si habrá un hueco más profundo que este, pero si existe, que Dios nos perdone, que Dios nos perdone. Con la pequeña prueba que tuve, no puedo decir, si hay un foso de fuego y azufre debajo de este, mi corazón sangraría por toda la humanidad. Porque he probado este lugar y no quisiera que nadie cayera en el.

De nuevo a mi Historia.

Estaba en este lugar. Completamente fuera de mí mismo, gritando, vociferando y agarrándome a las paredes, que no hay, corriendo en círculos, deambulando, intentando saltar, e intentando hacer cuanto podía para salir. Llorando con toda mi alma, llorando más allá del llanto, hasta los limites del miedo. Ore a Cristo y dije, "Cristo, he caído, tu siervo de nuevo está caído, sácame de este lugar, sácame de este lugar, sácame de este lugar, estoy caído".

Y gritaba, no se porque los vecinos no llamaron la policía. No sabía que podía gritar así. No se que pensó mi hermana, escuchando esto por el teléfono. No se siquiera si ella lo escucho. Las paredes y ventanas de mi casa estaban vibrando con mis gritos. Pude sentir la intensidad y el descanso cuando Cristo me sacó. Me sentí elevándome, Sentí la Presencia de Dios nuevamente. Fui puesto otra vez en un plano o mundo espiritual más alto.

No se si estas palabras pueden describir la sensación. Trata de visualizarlo, con mente abierta, y escucha lo que te estoy contando. Tal vez el Espíritu Santo pueda colocar a otros allí a través de mis palabras, y les ayude a sentir la agonía, el tormento y testimonio de que me sucedió allí en el plano espiritual.

Recuerden que mi cuerpo físico estaba todavía recostado, cantando y llorando, y mi hermana estaba todavía en la línea.

Entonces Cristo me dijo, "Rey el fin del mundo se acerca. está muy, muy, muy cerca. Estoy armando un ejercito y te he escogido, te daré un casco. Te daré un escudo. Y te daré una lanza".

Y dijo algo más, Cristo, implicó o afirmó que el siempre tuvo un ejercito a través del tiempo, pero tuve la impresión que el estaba armando un nuevo ejercito. No estoy seguro pero que el estaba escogiendo gente para combatir por El.

Cristo dijo, "Tu vas a combatir por Mí - dijo- tu vas a estar en las primeras líneas y a combatir por Mí’.

Tuve una visión de muchos guerreros que atacaban desde un campo de batalla oscuro hacia unas nubes. Vi humo y estabamos corriendo y gritando como se ve en las películas. Pero no vi al enemigo. Solo vi la batalla desde nuestro flanco. Yo estaba al frente y decía, "ve allí y has aquello", Los veo todavía en mi mente, como si hubiera sucedido hace un segundo. Era como en el tiempo de lo Romanos en que los soldados iban a la carga con sus cascos, escudos y lanzas, , y yo repetía, " A la carga, a la carga". O algo así. "Ve allí, ve allá, has esto, has lo otro".

No se si es verdad o es mi propio ego u orgullo, tenía una misión de alguna clase. Estaba encargado de un grupo personas o soldados. No sé cúal sería el término. También daba ordenes, "has esto, has aquello". Se sentía extraño, porque allí yo estaba en el plano espiritual y Dios me estaba mostrando esto en otro mundo. Así que yo me encontraba en es el mundo espiritual viendo otro mundo. Estaba viendo una visión de sucesos que ocurrían. desde otra visión.

Entonces Cristo se mostró a Si Mismo en la Cruz. Solo se le veía la cara, los hombros y la agonía que el sufrió.

Dijo, "Rey, lo que tu experimentaste esta noche no es más que una escaramuza, una pequeña prueba de lo que Yo pasé en la Cruz".

Entonces sentí su agonía por un segundo o dos. Solo me dio una prueba de lo que el sintió.

Y lo dijo, "esto solo fue una prueba de lo que Yo tuve que pasar".

Mi corazón fue en pos de Él, Cómo pudo el hacer esto?, Cómo pudo hacerlo por nosotros?

Me deshice, y lloré, no podía manejarlo. Es decir.. lloraba pues no me había percatado realmente de lo que Cristo tuvo que pasar.

El nunca compartió en la Biblia, al menos conmigo, lo que experimentó y sintió en la Cruz. El dijo algunas palabras como, "Dios mío, Dios mío, porqué me has abandonado?". Ahora yo había captado lo que sentía y tuvo que pasar. Mira si lo sé. Fue terror, pero Él lo hizo por nosotros. Espero que quien lea este recuento, también lo recuerde. Lo que me ocurrió a mí es nada, nada, nada comparado con lo que Jesucristo experimento.

Lo siguiente que vi, fue la imagen de cuatro apóstoles, y Cristo dijo, "Rey, ves estos apóstoles, ellos pasaron por las mismas situaciones que tu y tampoco estuvieron grandiosos. Eran personas como tu. No había nada especial con ellos, a no ser por su fe. Eran personas que hirieron, tuvieron deseos, lujuria, ira y sentían frío cuando hacía frío. Eran persona ordinarias que Me siguieron, y siguieron Mi Mandato. Ellos pasaron por las mismas cosas que tu pasaste"".

Sentí un poco de su agonía. Luego hablando con Cristo, y sin tener ya una visión, le dije, "Cristo, no valgo la pena, no soy un guerrero , ni soldado, ni luchador. No tengo la fe para hacer esto. Has cometido un terrible error, has cometido un grave error. Me es difícil el continuar con el día a día. Estas pidiendo lo imposible." Cristo estaba tranquilo y no decía nada.

Yo estaba convencido por Su silencio que lo que en realidad decía era, "Okey, haré un intento. Trataré. Haré lo mejor que pueda. Pero eso es todo lo que puedo hacer. Soy un pecador, y soy tan débil. Y Tu me pides que haga lo imposible esto es extremo para mí. Pero si cáigo, es mejor que Tu estés allí para recogerme. Porque sé que caeré, y lo digo nuevamente y es mejor que estés allí para recogerme. Pero por favor no me des más de lo que puedo manejar. POR FAVOR, me aferraré a Ti hasta el final de los tiempos, pero si caigo o soy herido, por favor que estés ahí pues soy una persona muy débil. Intentaré hacerme fuerte, y haré lo mejor que pueda, pero recuerda lo que te dije pues yo me conozco, yo conozco a Reymond". Y la visión terminó.

Tal como lo recuerdo mi hermana todavía estaba cantando y orando, y ya en este momento me encontraba completamente agotado, debido a la lucha espiritual. No podía hablar, mi cuerpo estaba completamente extenuado. Mi camiseta estaba empapada.

Le dije a mi hermana Cristina, "No puedo aguantar más, tengo que dormir, tengo que dormir, estoy físicamente acabado".

Ella dijo, "No Rey, no cuelgues! Por favor no cuelgues! Espera".

Le contesté, "No Cristina, Estaré bien. Estaré bien".

Ella dijo, " No Rey, No."

"Créeme, estaré bien" le dije.

Me contestó, "Okey" y colgó.

Me quede dormido, mientras dormía Satanás volvió, vino en un sueño, en este sueño yo estaba abajo en la habitación de mi hijo. Esta vez me encontraba en el techo de la pieza viendo hacia abajo. Sentía… no lo veía, que era de día, y su cama estaba tendida. Pero la casa sentía su ausencia. El no existía, se había ido. Yo lloré, y lloré, y lloré, y mi corazón lloró. Me dije, "En qué me estoy metiendo? Qué estoy haciendo?". Y lloré y me desperté.

Bueno, esta fue mi primera batalla con Satanás , teniendo a Cristo de mi lado. Todavía puedo sentir la tensión, tanto que se me quiebran las palabras. Ahora sí puedo decir que se que es un "Combate Espiritual". No tomo estas palabras superficialmente. Desde entonces pasó mucho tiempo, orando y llorando. Me siento tan verde, inadecuado, e inseguro. Mi fe es puesta a prueba constantemente, desde aquel Jueves en la mañana, cuando ore por primera vez por mi amiga especial.

Profecía del Monte Diablo.

Diciembre 2, 1990.

( Son la 6:28 AM, Abril 10 , 1993, mañana es Domingo de Semana Santa, y voy a documentar los eventos sucedidos en Diciembre 2 de 1990. Aunque lo tengo gravado en cinta, pero parece que no puedo encontrarla. Así que intentaré, recordar todo lo mejor que pueda.)

Estaba dormido y el Señor me despertó. Y me dijo, "Quiero que vayas al Monte Diablo, y quiero que unjas con óleos la montaña. Habrán quince mil ángeles allí, no te de miedo. El necesita testigos, anúncialo al grupo de solteros el Viernes en la noche."

Mi hermana y yo asistíamos a la Iglesia de "Four Square" la cual tenía un grupo de solteros la noche del Viernes. Le comenté a mi hermana de la profecía, y el siguiente Viernes se presentó la oportunidad de hablar. Les conté la profecía al grupo de la Iglesia.

Pero el señor me había dicho, "No les cuentes la historia completa. Diles que Yo deseó que vayan a la montaña y oren y que quince mil Angeles estarán allí. Eso es todo. Serán dirigidos y protegidos por Angeles en la montaña del Diablo. Y no expliques más detalles hasta que estés allí."

Los detalles consistían en que Él iba a quitarle la Montaña del Diablo al maligno. Que el diablo tenía nueve lugares en el planeta que le eran permitido usar, o habían sido usados por miles de años. Estos lugares eran lugares altos. Realmente no sé como, pero Satanás dirigía sus operaciones desde allí. Me imagino el Monte Diablo era uno de estos lugares.

Él dijo, "No te preocupes de quien ira, ya que Yo se muy bien quien estará presente". "No te preocupes si uno, dos o cientos de personas van contigo." Necesito testigos para que atestigüen lo que voy a hacer."

El iba a expulsar, al demonio de la montaña. Esta montaña está situada en el Condado de Contra Costa en la bahía este de San Francisco.

Un amigo cristiano y yo descubrimos una placa en la cima del Monte Diablo en 1992, la cual decía que el lugar era usado para adoración y sacrificios por los indios, desde hace más de cinco mil años. La montaña siempre ha estado asociada con algo maligno. Entiendo que un sacerdote vio al demonio en una piedra mientras oraba, y desde entonces se conoce como Monte del Diablo. No estoy muy seguro de toda la historia. Pues bien, les comuniqué al grupo de solteros mi Profecía, y les avise que quien quisiera ir con nosotros que nos encontráramos en el parqueadero de la Iglesia el siguiente Domingo.

Le pregunte al Señor, "Donde en la montaña tenemos que ungir?"

Él me dijo," No te lo voy a decir. La persona que maneja el tablero de sonido en la Iglesia, la persona con quien hablaste hace algunas semanas acerca del Monte del Diablo, él sabe exactamente donde ungir la montaña. Coloca los óleos donde quiera que él te indiqué".

para está época percibía ‘estática’ por parte de la gente de la Iglesia. Empezaban a mirarme como si estuviera loco. Pensaban que me estaba volviendo algo extraño. Estaba recibiendo llamadas de personas de la Iglesia que me aconsejaban callarme, que iba a recibir una reprimenda, y que no hablara de estas cosas. Lo que era gracioso es que esta era una Iglesia Carismática de "Four Square". Y aunque estaba recibiendo esta estática aún de mis amigos, no me importó y continué haciendo lo que me decía el Señor.

Dos días después, el Domingo 2, 1990, mi hermana y yo fuimos a la Iglesia, sin saber quien estaría allí, o si alguien iba a estar allí.

El Señor dijo, "Habrá música, va a haber celebración en el Cielo y en la Tierra, pues voy a reclamar los nueve lugares en la Tierra que ocupa Satanás, y que ha estado usando por miles de años. Habrá curaciones, milagros en todo el mundo y necesito testigos de este evento."

Así que mi hermana y yo manejamos hacia la Iglesia sin saber si iríamos, o si la hombre del sonido iría. No había hablado con él en varias semanas y nosotros no sabíamos donde estaba este lugar especial que el Señor quería que fuera ungido, pues este joven era el único que sabía donde ungir. Debido a toda la conmoción que se generó con el viaje a orar en el Monte del Diablo, sabía que habían muchos comentarios en nuestro circulo de amigos solteros acerca de lo que haríamos en el Monte del Diablo. Alcanzó a cruzar mi mente que el joven del sonido hubiera escuchado esos comentarios y no se apareciera. Sin embargo, cuando llegamos a la iglesia, él no solo sabía donde iríamos, sino que había dibujado un mapa, y hecho copias para quien quisiera asistir.

Llamé a algunos antes del viaje del Domingo, pero ninguno parecía interesado en asistir. Tanto que mi hermana me dijo, "tal vez vamos a ser tu y yo. Así que esperamos y la gente empezó a aparecer, completamos diez personas , cinco hombres y cinco mujeres. Creo que habían cinco Iglesias representadas.

El Señor dijo," Va a haber música".

Pero de las nueve personas que habían llegado primero ninguno interpretada ningún tipo de música. Habían solo nueve personas, así que esperamos tanto como pudimos y salimos de últimos en la caravana de carros. Cuando íbamos saliendo del parqueadero, vimos a Doug, del grupo de solteros. Mi hermana me dijo, "Para el carro!, ahí está Doug," Así que dimos la vuelta hacia el parqueadero de la Iglesia.

Nos paramos al lado de la camioneta de Doug y él se nos acercó. Nos preguntó si alguien ya había salido para la montaña, Le dijimos que sí, que habíamos vuelto por él, así que preguntó, si podía ir con nosotros, a lo que le dijimos que sí. Nos preguntó entonces si podía llevar su guitarra pues no podía poner seguro a su camioneta y se la podían robar. Mi hermana y yo nos miramos pues los dos sabíamos que el Señor había dicho que habría música. Nos sonreímos, "Por supuesto". Sé que mi hermana estaba dichosa pues todo estaba sucediendo como el Señor lo había dicho, hasta lo de la música y todo estaba pasando en frente de nuestros ojos.

Así que nos afanamos para alcanzar a los otros que ya habían partido. Legamos todos al mismo tiempo, y el joven del sonido nos llevo a los diez hacia arriba por el camino de la montaña. A la subida, algunos cantamos alabando al Señor y celebramos a medida que caminábamos. Al llegar, les compartí lo que el Señor había dicho acerca de los Angeles, y todos dimos testimonio de porque habíamos venido a la montaña. Luego, les conté la razón, porque el Señor había querido que estuviéramos ahí. Que Él iba a reclamar la montaña. Que iban a haber milagros y maravillas sobre toda la tierra en esta fecha.

Expliqué como el Señor había dicho, "Compra una botella de aceite de Olivos, y no rompas el sello hasta el momento en que la montaña vaya a ser ungida. El aceite debe ser vertido en la forma de la Cruz, en la dirección que el joven del sonido quiera. El sabrá donde verter el aceite en la tierra y en que dirección".

Así que le pregunté al joven, "Donde lo quieres?" y él dijo, "Creo que debe ser en esta dirección y apuntando hacia allá".

Luego de orar, y habiendo ungido a cada uno en la frente en el nombre del Padre y del Hijo y de Espíritu Santo, tomé la botella de aceite y vertí el resto en tierra en la forma de una Gran Cruz, en la dirección que el joven del sonido quería.

Entonces el Señor dijo, "Deja boca-abajo la botella a la cabeza de la Cruz. Déjala boca-abajo en tierra permitiendo que todo el aceite, humedezca la tierra."

Así lo hice, y empezamos a cantar. Entonces el joven del sonido nos dijo, "Creo que debemos ir al borde hacia el embarcadero, y mirar hacía el oeste y aplaudir, pues al demonio no le gusta el sonido de manos aplaudiendo. Así que los diez nos movimos al borde hacia el embarcadero y empezamos a aplaudir, de frente a la bahía, y aplaudimos, vitoreamos y silbamos. Entonces una de las jóvenes dijo que el Señor nos daría a cada uno los deseos de nuestro corazón.

Estabamos parados aplaudiendo, cuando mi hermana empezó a gritar y vociferar y volteábamos a ver hacia el cielo. Decía que veía un Arco Iris en el cielo, esto ocurrió a las dos en punto de la tarde del Domingo 2 de Diciembre de 1990. Recuerdo no ver nada sino nubes oscuras en el cielo. No había llovido pero habían unas nubes oscuras en el costado occidental. Pero cuando mi hermana empezó a saltar y gritar todos se animaron y empezaron a mirar hacia el firmamento.

Lo que apareció, como de ninguna parte, fue un pequeño Arco Iris. No estaba completo, era bien pequeño. Todos mirábamos y mirábamos y ninguno podía verlo sino que ella. Luego alguien más lo vio. Y luego no mucho después todos lo vimos. Todos se enloquecieron, gritando y alabando al Señor. De pronto apareció otro pequeño Arco Iris, y ahí realmente empezamos todos a gritar y saltar. Estabamos ciertamente viendo maravillas en el firmamento. Y luego un tercero apareció. Había un total de tres pequeños Arco Iris, cerca de la nubes, a medida que veíamos las grandes nubes oscuras moverse hacia el sur, estos tres pequeños Arco Iris permanecían allí al occidente del firmamento, en la dirección del sol.

Los diez enloquecimos con todo esto. Era tan increíble. No dábamos crédito a lo que veíamos aparecer cuando mirábamos en la dirección en que apuntaba la Cruz, hacía el oeste al borde hacia el embarcadero.

Fue una tarde loca y de realización aquella en el Monte del Diablo. Estabamos exaltados por haber visto un milagro con nuestros ojos. Doug, quien traía la guitarra, traía una cámara también. Así que el pudo fotografiar uno de los pequeños Arco Iris. Esto nos da una prueba de que no fue nuestra imaginación y una confirmación de lo que pasó. También tomamos fotos de todos nosotros en la montaña. Realmente fue una tarde asombrosa.

El Señor me dijo, "Necesito testigos, y estoy orgulloso de este pequeño grupo que estuvo aquí. Has sido obediente. Te amo. Has tocado Mi Corazón. Necesitaba testigos para atestiguar la expulsión las fuerzas del demonio de la montaña del Diablo. Lo mismo sucederá en nueve localizaciones diferentes en el planeta. Diciembre 2 de 1990 será la iniciación de una Gran Guerra en el Cielo y en La Tierra. El principio del fin se acerca. Ahora Satanás es el demonio del firmamento. Porque ahora no tiene un lugar para descansar su cabeza."

Recuerdo cuando los diez caminábamos hacia los carros, había una atmósfera diferente al rededor de nosotros. Todos estabamos felices y dichosos pero había silencio, todos sabíamos que habíamos visto y experimentado. No sabíamos que quería decir cuando decía, "Mira hacia firmamento". Y Ahora años después todavía no lo sé.

Ni siquiera sabía que el demonio tenía nueve territorios para trabajar en el planeta. Cerca de seis meses después, una de las jóvenes que había ido con nosotros al Monte del Diablo, encontró en un articulo de una revista Cristiana, que un grupo de Cristianos emprendieron el viaje hacia una zona montañosa de Australia y ungieron una gran roca del demonio. Esto ocurrió unas pocas semanas después de los eventos de la montaña del Diablo. Este artículo, que ella encontró, nos dio una confirmación de que lo que el Señor había dicho era verdad. Fue unas semanas después, pero les tomo un tiempo llegar al lugar a este peñasco del demonio.

Esas fueron solo dos de las confirmaciones. También escuchamos en la radio que las olas del mar estuvieron inusualmente altas en este día, y no se sabía porqué. También hubo noticias que se veían extrañas luces en el cielo nocturno, por cerca de una semana. Tuve la suerte yo mismo de ver una de esas luces nocturnas en el firmamento.

Se lo mencioné a un pastor, pero el nunca comentó nada. Después lo he compartido con otros pastores, pero me miran como si estuviera desquiciado. Pero nosotros diez que estuvimos en la montaña sabemos, "Que algo pasó".

Pero lo que el Señor seguía diciéndome era, " Mira hacia el firmamento. Mira hacia el firmamento."

Ya en este momento estaba recibiendo mucha presión de esta Iglesia Protestante de "Four Square" a la cual asistía. Se me mostró cosas que nunca antes había visto y básicamente el pastor me repetía, "No importa lo que vea u oiga, estas hablando con demonios. Escúchame solo a mi, pues soy tu autoridad espiritual". Parecía que me dijera, "Escúchame a mí y no a Dios", es como yo lo veo, "escúchanos, pues nosotros sabemos que es lo mejor para ti".

Este viaje de oración a la montaña se realizó el 2 de Diciembre de 1990, después de la Iglesia. El tres de Diciembre de 1990, a las nueve de mañana siguiente. Estaba entre despierto y dormido, cuando lo siguiente que supe fue que empecé a hablar en lenguas extrañas. Déjenme explicar algo, (Yo) esta persona, a estas alturas de la vida, no creía en lenguas, orar en lenguas o como quiera que lo llames. Recuerdo que un pastor me repetía que pidiera el don de lenguas, pues esto me ayudaría en lo que fuera que me estuviera pasando, esto fue meses antes de recibir el don de lenguas.

Le dije que no creía en eso y que no lo necesitaba. Pero el dijo que lo necesitaba y de grabar todo lo que ocurrió sino lo olvidaba. Y ahora a las nueve de la mañana del tres de Diciembre de 1990, mi boca empezó ha hacer toda clase de sonidos extraños.

Nunca lo pedí. Nunca rogué por ello. Ni siquiera creía en ello y por las siguientes seis horas empecé a hablar en lenguas diferentes. Lo grave porque este pastor me dijo que tuviera un registro, así que mantuve una grabadora de cinta de bolsillo cerca a mi cama, ya que muchas cosas estaban pasando y muy rápido y no sabía que más esperar.

El Señor me despertó y empecé a hablar en lenguas por dos dos horas, luego de permitirme dormir por dos horas, me despertó hablando en lenguas por otras dos horas, luego nuevamente me dejó dormir por dos horas y me despertó para hablar en lenguas por otras dos horas, esto continuó por tres días. No fui a trabajar, no me levante de mi cama excepto para ir al baño. No recuerdo siquiera si comí. Pero por tres días hable en toda clase de lenguas. No recuerdo cuantas fueron.

Pero si documente algunas de las profecías que me fueron dadas en estos días. Todo esto fue raro, pero real. Mi sendero cristiano tomó otro paso en una dirección que no quería que tomara. No entiendo lenguas. Sé que a veces cuando el enemigo me hace caer, me levantan el espíritu. Este asunto es sobrecogedor, pero ahora, en ocasiones, me encuentro orando en lenguas por horas y horas. Oro más en lenguas que en inglés, me imagino que mi espíritu sabe que necesita. Nunca fui muy bueno en oraciones.

Para entonces la presión en la Iglesia aumentaba, debido a las Profecías, visiones y cosas como estas.

Así el Señor me dijo, "Imprímelas y envía copias de las Profecías".

Después de esta solicitud las cosas se pusieron calientes en la Iglesia de "Four Square". Ya que lo hice y envié las copias como Él lo pidió. Las Profecías en lenguas realmente empezaron el 3 de Diciembre de 1990, el día después que fui al Monte del Diablo. Con cinco mujeres y cuatro hombres más como testigos y vieron nuestro milagro de los tres pequeños Arco Iris.

Personalmente se que es verdad. Lo es para me, pero los otros tendrán que decidir por ellos mismos. No se cuando esto va a parar. Recuerdo que un pastor me dijo que esto se podía dar por dos o quizás tres días, sin embargo ya van tres años y los ataques satánicos, Visiones, Profecías y toda clase de milagros personales se siguen dando.

Recuerdo que en el verano de 1992 cuando las profecías se daban de dos a cuatro por día, la guerra espiritual era tan intensa, que me mantenía en oración constante debido a los ataques demoniacos. Sellaba mi casa con una cerca de thrones humedecidos con Sangre de Jesús. Y ore al Señor para cubrir las paredes y techos con La Sangre de Jesús. En esta época había arrendado una pieza a un hombre llamado John. Un semana fuimos a un servicio de entre semana. John, mi compañero de oración, y yo paramos en un restaurante a comer después de la iglesia, John nos comentó que le había sido difícil dormir las últimas tres noches. Me dijo que temía que me irritará con él. Me contó que veía sangre saliendo de las paredes y de la alfombra de su pieza. El intentaba usar toallas para empapar la sangre pero no podía pues llenaba toda la habitación. Entonces salía y se quedaba esperando hasta la mañana pues estaba asustado, y pensaba que le haría pagar los daños de la alfombra. Pero en la mañana la sangre ya había desaparecido.

Recuerdo estar viendo a mi compañero de oración, y pensando en mi oración inicial de cada noche y por su mirada el estaba pensando lo mismo. Después John me comentó que el había tenido experiencias espirituales anteriormente, una vez ocurrió cuando su esposa casi muere. Yo estaba asombrado, pues era la primera vez que escuchaba que alguien veía este tipo de plegarias aparecer ante sus ojos.

Ejemplos de otras cosas que han pasado:

    Estuve en un accidente automovilístico, donde mi carro fue golpeado de frente en uno de los costados y nada le pasó a mi carro.
    Estuve orando por un pozo de agua y ver que la tierra vibraba una semana después y ví brotar agua en el patio, de una fuente desconocida de agua, en un verano durante una sequía de todo el estado. La compañía de agua la analizó y determinó que no era de ellos.
    Dinero que llega en el momento correcto, en el lugar correcto.
    Personas ayudando con equipo y conocimiento.
    Agentes de correo pagando por las estampillas para enviar las Profecías. Y tantas otras cosas que no he registrado y que no puedo explicar.
Los ataques de líderes de la Iglesia, de viejos amigos, aún de familiares. Andar solo, sentirme solo, aún que hay mucha gente intercediendo por mi, aun personas que ni siquiera conozco. Todo esto se siente muy raro.

Nota Anexa. De las diez personas que fueron a la montaña conmigo, debido a persecución de la Iglesia y a la reacción de la Iglesia a las Profecías, cinco de ellos se desconectaron de mi.

El pastor principal empezó a mentir sugiriendo cosas de mí que no eran verdad, sin decir mi nombre. Un Domingo los pastores asistentes me rodearon y me dijeron que no me permitirían entrar en la Iglesia a menos que me sometiera a la autoridad del pastor principal y mantuviera mi boca cerrada. El pastor principal aun intentó hacerme arrestar en una ocasión en la casa de un miembro de la Iglesia.

Esa es mi historia. Lee las profecías, discierne, juzga y ora, ora que el Señor te revelará la Verdad. Porque no es mi palabra. No tengo la cabeza para armarlo, pues muchas cosas pasaron muy rápido y yo no puedo escribir muy bien. Bueno, creo que eso es todo. Que Dios los bendiga.


Ésta es la fotografía de uno de los tres arco iris en Diciembre. 2, 1990.


el correo electrónico: Ray@prophecy.org 
Ayudar financian este ministerio Clic el Botón del Regalo
Para comprar los Libros de Profecía - Clic en el Libro
o escriben a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU.., 
Registre la propiedad literaria de 1989-2001, Raymond Aguilera. 


Vuelva al La tapa del Libro de la Profecía.